En una decisión histórica, Bob Dylan fue premiado por la Academia sueca