La Bienal de San Pablo apelará al arte para superar las grietas ideológicas