srcset

Pensar la pandemia

Luis Felipe Noé: "La pandemia es una forma de manifestación del eterno caos"

Celina Chatruc
(0)
6 de septiembre de 2020  • 00:00

"Único acto de socialización universal". Esa es la definición de "pandemia" que Luis Felipe Noé, uno de los grandes protagonistas de la escena del arte en la Argentina, acaba de incluir en una compilación de sus propias acepciones de palabras. "Lo único que hoy está socializado en el mundo es una enfermedad", agrega en diálogo con LA NACION "Yuyo", activo como siempre a sus 87 años, más de una década después de haber representado al país en la Bienal de Venecia y a casi sesenta del nacimiento del grupo Nueva Figuración, que integró con Ernesto Deira, Rómulo Macciò y Jorge de la Vega.

Días atrás presentó el libro El arte entre la tecnología y la rebelión: en torno al '68 (Argonauta), que comenzó a escribir en 1967 y que se suma a la larga lista de los que lleva publicados. Entre ellos, el célebre Antiestética (Van Riel, 1965) y Mi viaje. Cuaderno de bitácora (El Ateneo, 2015), autobiografía que pesa cinco kilos.

Hay momentos en que el caos está disfrazado de tranquilidad y orden, pero está sucediendo latentemente siempre
Luis Felipe Noé

En su casa de Monserrat, ubicada a pasos de San Telmo y Constitución, ya trabaja en el próximo dedicado al caos, tema que atraviesa toda su obra. Pero además está pintando el decimotercer cuadro iniciado desde que comenzó la cuarentena -varios de ellos inspirados en la pandemia, como los que se reproducen en esta nota-, poco después de haber presentado una muestra en el Palacio Duhau.

Dos mil veinte, una de las obras realizadas por Luis Felipe Noé durante la cuarentena
Dos mil veinte, una de las obras realizadas por Luis Felipe Noé durante la cuarentena Crédito: Gentileza Luis Felipe Noé

-Igual que vos, que vivís en el límite entre tres barrios, ¿creés que también estamos viviendo una época límite? ¿Habrá algún cambio de paradigma?

-Creo que siempre estamos viviendo en épocas límite, pero no nos damos cuenta. En algunos momentos nos damos cuenta del límite cuando el límite ya aconteció. Cuando hay algo definitivo, por ejemplo una declaración de guerra. ¿En qué limite estamos ahora? La gente tiene la sensación de que el futuro va a ser distinto después de esta experiencia. Y veremos. Creo que los intereses económicos van a ser los mismos, la falta de conciencia moral de los que no la tienen va a ser la misma, las dificultades van a ser las mismas o mucho más graves. Tal vez, todo agravado pueda poner un límite a ciertas cosas y hacer que terminen, pero creo que es difícil. Es evidente que en algo se va a poder decir "antes y después de la pandemia", pero no sé cómo será ese después. Ahora estoy escribiendo un libro sobre la asunción del caos. La idea que tengo del caos es que hay tantas cosas que interfieren entre sí, que hacer una presunción sobre el futuro es imposible. Que hay una cantidad de cosas que están latentes, por formularse, es evidente. Ahora, cuál de todas esas cosas va a ser la prioritaria, eso depende de la dinámica de los hechos que se producen.

Detalle de A cara tapada, una de las obras realizadas por Luis Felipe Noé durante la cuarentena
Detalle de A cara tapada, una de las obras realizadas por Luis Felipe Noé durante la cuarentena Crédito: Gentileza Luis Felipe Noé

-¿Por qué tu libro se llama Asunción del caos?

-Se trata de asumir esa vaguedad. La primera parte del libro es sobre la palabra, que se utiliza en tantas variantes distintas. ¿De qué hablamos cuando se habla del caos? Asumir es tomar conciencia de cómo convivimos con el caos.

Vivir cotidiano, una de las obras realizadas por Luis Felipe Noé durante la cuarentena
Vivir cotidiano, una de las obras realizadas por Luis Felipe Noé durante la cuarentena Crédito: Gentileza Luis Felipe Noé

-¿Asumir el caos podría ser una de las claves de esta nueva era?

-No tiene que ver con la actualidad; tiene que ver con la historia del mundo, del universo. El caos tiene más que ver con el verbo "ser" que con el verbo "estar". Es en sí mismo, no es una circunstancia. Lo que pasa es que en algunos momentos es más evidente. Hay momentos en que está disfrazado de tranquilidad y orden, pero está sucediendo latentemente siempre. Porque es un juego de estructuras que se intercambian y se interrelacionan. La pandemia no tiene que ver con esto, sino que simplemente es una cosa inesperada en ese acontecer caótico. Pero no es el caos en sí mismo, es una forma de manifestación del eterno caos. Lo que sorprende, simplemente, es que es absolutamente universal. Y en el mismo momento. El caos no es un concepto, es una vaga concepción que no tiene contrario. No asocio caos a desorden. Caos tiene algo que ver con la totalidad de lo inasible. Es la vida que nos constituye, en cierto modo, desde siempre. Cada uno vive dentro de eso inasible y se estructura a sí mismo de la manera que puede.

-¿Cuál es el rol del artista en este momento? ¿En qué puede contribuir a asumir el caos?

-No creo que el artista tenga un rol especial. Lo que sí creo es que el rol lo tiene el espíritu del ser humano. El arte es otra forma de manifestarse del espíritu. El rol no es del artista, sino de la sensibilidad humana. Tomar "consciencia" -la palabra que se escribe con s y tiene que ver con la subjetividad y el sí mismo, no la "conciencia" más general- de la responsabilidad que existe para todo el mundo, para el universo, de superar los problemas que son cada vez más terribles. Como el hambre, la guerra y la peste.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.