Otra inversión millonaria de Eduardo Costantini en arte latinoamericano

El empresario argentino pagó 3,1 millones de dólares por Simpatía (La rabia del gato), de la artista surrealista española Remedios Varo, en una subasta en Christies de Nueva York
El empresario argentino pagó 3,1 millones de dólares por Simpatía (La rabia del gato), de la artista surrealista española Remedios Varo, en una subasta en Christies de Nueva York Crédito: Gentileza Christies
Celina Chatruc
(0)
23 de mayo de 2019  • 07:51

"Es una gran casualidad", asegura. Eduardo Costantini, empresario con gran visión para los negocios y coleccionista desde hace 40 años, afirma que fue el azar el que cruzó en su camino Simpatía (La rabia del gato), una obra de la artista surrealista española Remedios Varo (exiliada a México, donde se naturalizó), por la que pagó ayer 3.135.000 millones de dólares.

Cerró el trato por teléfono desde Buenos Aires en una subasta en Christie's, en Nueva York, justo cuando venía impulsando desde hace más de un año una muestra dedicada a Varo en el Malba. El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, fundado por él en 2001, exhibirá desde marzo próximo una selección de más de 80 obras provenientes del Museo de Arte Moderno de México.

Algo similar ocurrió según él en mayo de 2016, cuando pagó el récord de US$ 15,7 millones por Baile de Tehuantepec (1928), una pintura de Diego Rivera que se convirtió así en la más cara de la historia del arte latinoamericano. Al año siguiente llegó al país para integrar la muestra México moderno. Vanguardia y revolución; se reunió en el Malba con una obra de Frida Kahlo de la cual se había separado dos décadas antes en otra subasta. porque Costantini no pudo entonces comprar las dos.

Detalle de Simpatía (La rabia del gato), de Remedios Varo (1955), comprada por Costantini
Detalle de Simpatía (La rabia del gato), de Remedios Varo (1955), comprada por Costantini Crédito: Gentileza Eduardo Costantini

"Es difícil que aparezcan en el mercado este tipo de obras superlativas. Cuando lo hacen, intento comprarlas", dijo a LA NACION el empresario, que vio esta obra de Varo hace dos meses en el catálogo que Christie's publicó online. Más tarde, ilustraría la tapa de su versión impresa.

Para entonces Costantini ya estaba decidido a sumar la pintura a su colección personal, que suele ceder en préstamo al Malba. Disputó el precio con otros dos ofertantes, hasta que logró su objetivo. Confesó que "tenía miedo de que se disparara el precio, pero quedó dentro del rango previsto", estimado por la casa de subastas entre dos y tres millones de dólares.

La pintura, según él, valía el esfuerzo. Marca el comienzo de un período muy productivo en la carrera de Varo, en el que se convirtió en una artista muy popular. A tal punto que décadas después de su muerte, en 1963, llegó a inspirar con sus obras el video Bedtime Story (1995), de Madonna.

"Son piezas muy raras porque las obras de Varo son consideradas patrimonio nacional en México, y no pueden salir del país -explicó-. En este caso, pertenecía a una colección privada desde 1971."

La obra Icono (1945), de Remedios Varo, fue donada al Malba por Eduardo Costantini al crear el museo, en 2001
La obra Icono (1945), de Remedios Varo, fue donada al Malba por Eduardo Costantini al crear el museo, en 2001 Crédito: Gentileza Eduardo Costantini

Nacida en Gerona en 1908, Varo se exilió por motivos políticos a México, donde se naturalizó y se hizo íntima amiga de Leonora Carrington. "Ambas comparten su interés por la magia, el esoterismo y los animales", observó Costantini, que ya había comprado otra obra de la misma artista a principios de la década de 1990: Ícono (1945) integró su donación fundacional al Malba en 2001.

Para nacionalizar unas cincuenta obras adquiridas en el exterior, Costantini debió vender entonces otras cuatro para cubrir el 10,5% de impuestos de IVA. El mismo porcentaje debería pagar ahora por el Rivera y la que compró ayer, que pueden ingresar al país como importación temporaria por un año y medio.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.