Qué pasa con la Audiovideoteca de Escritores de Buenos Aires

La Audiovideoteca de Escritores de Buenos Aires funciona en el primer piso de la Biblioteca Lugones, en Belgrano
La Audiovideoteca de Escritores de Buenos Aires funciona en el primer piso de la Biblioteca Lugones, en Belgrano Crédito: Santiago Cichero/AFV
Daniel Gigena
(0)
6 de enero de 2020  • 19:11

Días atrás se hizo pública una petición dirigida al ministro de Cultura del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Enrique Avogadro , firmada por escritores y gestores culturales que querían conocer el destino de más de 350 videoentrevistas realizadas a autores argentinos entre 2004 y 2015, y que forman parte de la Audiovideoteca de Escritores de Buenos Aires. Esos registros superan las ocho mil horas de audio y video, y constituyen un valioso patrimonio cultural que fue creado antes del lanzamiento de YouTube, que tuvo lugar en 2005. Entre otros firmantes de la petición, que se halla en el sitio Change.org desde el jueves 2, aparecen Luisa Valenzuela, Guillermo Saccomanno, Tununa Mercado, Diana Bellessi y Jorge Boccanera. Desde el Ministerio de Cultura porteño confirmaron que esos documentos audiovisuales se encuentran en el primer piso de la Biblioteca Leopoldo Lugones (La Pampa 2215) desde diciembre de 2018, fecha en que se reabrió el lugar, y que su consulta es pública, gratuita y presencial.

En la Audiovideoteca de Escritores de Buenos Aires (creada en 2004 con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo) es posible encontrar grabaciones de autores como Alfonsina Storni, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Leopoldo Marechal, Alberto Girri, Olga Orozco, José Pedroni y Oliverio Girondo leyendo sus propios cuentos y poemas. Desde 2006 pasó a formar parte del Gobierno porteño como espacio de guarda, recolección y producción de registros en audio y video vinculados a la literatura argentina. Hasta 2015, ese acervo se enriqueció con videoentrevistas a poetas, dramaturgos y narradores como Mirta Rosenberg, Juan José Manauta, Osvaldo Bayer, Alberto Laiseca, Alicia Steimberg, Hebe Uhart, Juana Bignozzi, Arnaldo Calveyra, Roberto Fontanarrosa, Hugo Midón, Irene Gruss y Leopoldo Brizuela. Durante casi diez años, su sede estaba en el Centro Cultural Recoleta (CCR) y contaba con una página web que permitía el acceso a fragmentos de las entrevistas de producción propia, lecturas y biografías de escritores.

"¿Dónde están los archivos de la Audiovideoteca de Escritores que depende del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, por qué se dio de baja su sitio web, por qué en la web del Gobierno es imposible encontrar información sobre su destino?", se preguntó en su muro de Facebook Alejandra Correa, cocreadora en 2004 de la Audiovideoteca con Karina Wroblewski y codirectora hasta 2012. Según su publicación, la Audiovideoteca se hallaba inactiva desde 2016 y los materiales, que habían sido enviados a un depósito del CCR mientras en esa institución se hacían trabajos de refacción, corrían riesgos de deterioro.

La fachada de la Biblioteca Lugones, en La Pampa 2215
La fachada de la Biblioteca Lugones, en La Pampa 2215 Crédito: Santiago Cichero/AFV

A partir de abril de 2016, Wroblewski pasó a dirigir Pakapaka y la Audiovideoteca quedó en depósitos del CCR. "El proyecto se fue haciendo cada vez más pequeño -dice Correa a LA NACION-. Y ya se dio de baja el sitio web que era la ventana al mundo y al interior del país. No se produce. No se comunica. Nadie sabe que está ahí". En efecto, la página web del proyecto fue dada de baja el año pasado.

Sin embargo, desde el Ministerio de Cultura de la ciudad de Buenos Aires informaron que la Audiovideoteca de Escritores de Buenos Aires se integró al Archivo Audiovisual que ahora depende de la flamante Dirección de Promoción del Libro y la Cultura, y que puede consultarse de manera libre y gratuita en la Biblioteca Leopoldo Lugones, situada en el barrio de Belgrano (La Pampa 2215), de 11 a 18 (en el horario de verano). Los funcionarios remarcan que el número de creadores que integran el archivo son más de quinientos, entre escritores, cineastas, dramaturgos y artistas visuales. "El cuidado, la preservación y el acceso público, libre y gratuito a estudiantes, docentes, investigadores y la comunidad están garantizados", respondieron desde el Ministerio de Cultura.

El archivo se instaló en la biblioteca Lugones al momento de su reinauguración, y para su consulta presencial la institución dispone por ahora de una sola computadora. Por razones vinculadas con los derechos de autor, gran parte de ese material no podrá ser subido a Internet. Personal de la biblioteca contó que muchos de esos registros habían sido utilizados durante 2019 en ciclos de cine y literatura y charlas con creadores de diferentes expresiones artísticas. "No hay ningún desmantelamiento del programa", señalaron las fuentes ministeriales consultadas.

También se informó que, lejos de quedar inactivo, el archivo siguió creciendo, gracias a donaciones y producciones. No obstante, cabe destacar que (a diferencia de lo que ocurría hasta 2015) no posee un presupuesto asignado de manera específica para la compra o la producción de nuevos documentales y grabaciones.

Desde Cultura anticiparon que se sumará la base de datos del archivo audiovisual al sistema de consulta online de bibliotecas públicas, donde se podrá consultar el catálogo completo que, como se aclaró, incluye la Audiovideoteca de Escritores de Buenos Aires. Según dijeron, este trabajo llevará un tiempo porque "se trata de una tarea archivística muy delicada". Pero el petitorio aceleró los tiempos y desde el Ministerio se tuvo que salir a hacer aclaraciones.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.