Una obra que se alimenta de la superstición y la tradición rural