A cerrar un año soñado

Roberto De Vicenzo
(0)
25 de agosto de 2009  

Son los últimos tramos de la temporada 2009 del PGA Tour. Es tiempo de la FedEx Cup, la serie de cuatro certámenes de playoff, que le dará al campeón un impresionante premio de 10 millones de dólares. La primera escala comenzará pasado mañana en Nueva Jersey, con The Barclays, donde participará Angel Cabrera, el único argentino.

–¿Qué espera del Pato para estos playoffs?

–Actuaciones sobresalientes. Es el momento de darle un gran cierre a un año soñado, a propósito de su conquista en el Masters de Augusta. Lo bueno es que, según su proyección de puntos, podría llegar con cierta comodidad hasta el último torneo de la FedEx Cup. Cabrera está donde tiene que estar: en la elite del golf. Y no nos olvidemos de que en octubre participará en la Copa Presidentes, una cita por equipos que a él lo motiva especialmente.

–En el primer certamen de la FedEx Cup arrancan 125 jugadores y para el siguiente quedarán 100; luego serán sólo 70 y definirán apenas 30. ¿Cómo viven los jugadores este tipo de cortes?

–Con una presión tremenda. Sobre todo aquellos que arrancan en los últimos puestos de ganancias de la FedEx y deben figurar lo más alto posible para seguir. Incluso, ahora esta competencia se volvió más exigente, porque antes comenzaban 144 jugadores.

–Hasta hace una semana, Andrés Romero aparecía como el último clasificado para la FedEx Cup. Pero al no jugar el último torneo del PGA Tour, el Wyndham Championship, se quedó al margen. ¿Qué opina de esta situación?

–El Pigu tomó una decisión equivocada al no participar en ese certamen, porque una buena actuación le hubiese asegurado el lugar en la FedEx Cup. Nadie te garantiza que vas a jugar bien o mal a la semana siguiente, así que siempre hay que jugársela y apostar en positivo.

–Probablemente, el tucumano haya pensado en concentrarse en la práctica, convencido de que no le iba a ir bien en Carolina del Norte.

–Insisto: no vas a solucionar nada diciendo que no por anticipado y creyendo que no vas a pasar el corte. Es verdad que le falta confianza, pero Andrés perdió la posibilidad de rehabilitarse de un año flojo en resultados. Aparte, él es un golfista capaz de lograr cualquier cosa; ya lo ha demostrado; posee un estilo propio y una sensibilidad natural que no tiene cualquiera. De un hoyo para otro te puede cambiar todo el panorama, porque te inspirás y de repente encontrás un gran envión. Sobre esta cuestión siempre me acuerdo de Ariel Cañete, que enero de 2007 se negaba a viajar a Sudáfrica y prácticamente lo subieron al avión de prepo para que jugara. Finalmente, el jugador de Santa Teresita terminó alzando la copa allí.

–Romero sí actuará en Crans-sur-Sierre dentro de dos semanas, por el Tour Europeo.

–Ojalá que ese fantástico escenario le permita reencontrarse con su juego. Para mí, todo el problema del tucumano pasa por lo mental. No hay otra explicación.

–En The Barclays reaparecerá Tiger Woods después de su frustración ante Y. E. Yang en el PGA Championship. ¿Qué podría suceder con el N° 1?

–Aquí abro un interrogante, porque ¿quién sabe si podrá recuperarse de semejante cimbronazo ante el hombre que lo despojó de su 15° major? Me pregunto si le habrá quedado alguna secuela o si volverá a jugar como si nada. En realidad, me inclino por lo segundo. Si fue capaz de salir adelante después de una operación en la rodilla, tan delicada, que es algo extragolfístico, también podría superar con entereza y buen juego este sacudón ante el surcoreano.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.