La ministra de Finanzas de Letonia: una reina de los números y de las celadas

Dana Reizniece Ozola, ministra de finanzas... y mundialista de ajedrez
Dana Reizniece Ozola, ministra de finanzas... y mundialista de ajedrez Fuente: LA NACION - Crédito: Carlos Ilardo
Dana Reizniece Ozola fue una de las figuras de la olimpíada de ajedrez en Bakú y se dio el gusto de derrotar a la campeona mundial
Carlos Ilardo
(0)
27 de octubre de 2016  • 23:59

En 1475, la figura de Isabel I, La Católica, agigantada por su accionar en el campo político, económico y cultural de España, tuvo su injerencia en el cambio de reglas del milenario juego; en su homenaje, en Valencia, se talló a la primera Reina que reemplazó al Alferza de su sitio de consejero del Rey; como muestra de su poderío se la convirtió en la pieza de mayor valor y la más dinámica del tablero.

Por ello, si a más de cinco siglos del último cambio introducido en el juego de ajedrez , se iniciara la búsqueda de nuevas damas a las que rendirles tributos por su accionar, acaso, la letona Dana Reizniece Ozola sería parte de esa nómina.

Es que a los 34 años, casada, madre de cuatro hijos, gran maestra (en 2001) y ex campeona europea y mundial Sub18 (1998 y 1999), además de cuatro veces campeona nacional (entre 1998 y 2001), y representante en ocho olimpíadas de ajedrez, hace un par de semanas, en la 42ª olimpíada de Bakú , venció a la campeona mundial, y mejor ajedrecista femenina del planeta, la china Hou Yifan. Pero el mérito deportivo roza la hazaña cuando trasciende que Dana Reizniece Ozola, desde hace 10 meses, también, se desempeña como ministra de Finanzas de la República de Letonia. Una curiosa jugada del destino capaz de asociar la resolución de los índices económicos con el álgebra del juego.

Nacida en Kuldiga, hoy un punto en la geografía de Letonia con apenas 12 mil habitantes, la pequeña Dana descubrió el ajedrez durante los últimos retazos del dominio soviético en la región báltica; junto a decenas de niños pulió sus rudimentos en juego con el rigor del estudio en los centros de entrenamiento para jóvenes talentos. Y, aunque en su país son populares deportes como el hockey sobre hielo, y otros como el fútbol, el básquetbol o la modalidad acrobática del ciclismo BMX, desde hace cincuenta años, se trata de un gran orgullo letón que un compatriota, Miguel Tal, se haya consagrado en el 8° campeón mundial de ajedrez, y bautizado por sus pares como el Genio de Riga.

Dana Reizniece Ozola, durante la olimpíada
Dana Reizniece Ozola, durante la olimpíada Fuente: LA NACION

“Empecé a jugar ajedrez a los 8 años y muchos jugadores me inspiraron en mi formación. Las partidas de Miguel Tal y Alexei Shirov - otro letón y uno de los diez mejores del mundo en sus tiempos de infancia- fueron temas de estudios en mi paso por la Escuela de Pioneros. Fue una etapa muy linda de mi vida donde además del ajedrez disfrutaba mucho de la escuela y mis amigas”, contó a La Nación, Dana Reizniece Ozola en una charla en el hotel Hilton de Bakú.

-¿Cómo una ministra puede participar de una competencia de ajedrez en el exterior?

-Es que me guardé días de vacaciones para poder estar en Bakú. Antes dejé preparados los presupuestos para el próximo año. Hay que estar preparado para poder hacerlo todo. Lo aprendí de niña, si quería jugar ajedrez debía esforzarme y hacer mi tarea dos o tres veces más rápida que los demás. Lo sabemos todos los que de manera profesional nos hemos dedicado a algún deporte.

-A usted se le atribuye gran capacidad de organización, liderazgo y éxito. ¿Todo ha sido con ayuda del ajedrez?

-El ajedrez te ayuda en muchos ámbitos; todo niño debería conocerlo porque estructura muy bien el cerebro. Concretamente en la política, me permitió orientarme en los retorcidos entresijos de ese mundo, para prever varias jugadas con antelación, sin apartarte de las reglas. Es que en el ajedrez no puedes engañarte ni engañar a los demás. Mi éxito en el ajedrez me ayuda, además, a mostrar la imagen, aunque sólo sea una etiqueta, de ser una persona inteligente para enfrentarme a los hombres en el mundo de la política.

Luego, la joven ministra Reizniece Ozola, casada con Andris Ozols, director de la Agencia de Desarrollo e Inversiones de Letonia, que la acompañó en su viaje a Bakú, habló sobre las diferencias de hombres y mujeres en el ajedrez. “Tal vez sea un tema de actitud; ellos nos vencen con cierta facilidad porque al momento del juego, se concentran mejor que nosotras”.

En el final, la economista y ajedrecista letona, contó sobre su carácter y convicciones. “En mi cuenta de Twitter tengo el lema 've contra la manada', porque la clave para triunfar es hacer algo diferente. Cada uno debe encontrar su nicho, su especialidad e invertir su talento en ello. El mío fue el ajedrez y eso me llevó a todo esto, y aunque no puedo imaginarme una vida sin ajedrez, hoy mi pasión es dedicarme a la política y a través del juego encontrar la solución a los problemas”. El desafío de la nueva reina, un jaque al sistema.

ci

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.