Apenas el sordo rugido de un león cansado