Dafne Schippers, la atleta blanca que brilla en los 200 metros: cómo es su revolucionaria técnica para correr

Fuente: Archivo
Un entrenador argentino que trabaja en Europa da detalles del método utilizado por campeona de la Diamond League
Marcelo Gantman
(0)
3 de septiembre de 2016  • 11:52

Dafne Schippers esperaba ganar la medalla dorada en los 200 metros en los Juegos Olímpicos. Pero eso no sucedió. Entró segunda detrás de la jamaicana Elaine Thompson, que ya se había quedado con el primer lugar en los 100 metros. Dos semanas más tarde el cierre de la Diamond League, en Zurich, las puso otra vez en carriles pegados. También estuvieron Allyson Félix, Simone Facey y Verónica Campbell-Brown, un cartel de lujo para los 200 metros luego de Río 2016. Elaine Thompson volvió a ganar el duelo. Schippers hizo su mejor tiempo del año: 21s86/100. Pero la campeona olímpica la aventajó recién en los últimos 10 metros y marcó 21s85/100, registro récord para la Diamond League. Schippers quedó como la vencedora de la temporada gracias a sus primeros puestos en Oslo, Londres y París y el segundo lugar en Eugene y Zurich. Para sus aspiraciones originales, apenas un consuelo.

Tiene una técnica que se llama frontside mechanics. Es un modo de correr que le permite bajar la pierna con mucha agresividad

Ya no es una novedad que la holandesa Dafne Schippers haya dejado el heptatlón en 2015 para competir en carreras de velocidad. Mucho menos desde que salió campeona mundial en Pekin. Pero resulta interesante saber cómo lo logro. Cual es el secreto para que una blanca se haya entreverado, con éxito, en una modalidad reservada para velocistas negras. El deporte y sus detalles técnicos permiten contar estas cosas sin eufemismos.

Un acercamiento a la revolucionaria forma de correr de la holandesa lo ofrece el entrenador argentino Fernando Oliva. Licenciado en Ciencias del Deporte y Actividad Física en la Universidad de Granada, con mucho tiempo de residencia en el exterior, Oliva trabaja actualmente con la Federación Belga de Atletismo y tiene una relación profesional y de amistad con el entrenador de Schippers, el holandés Bart Bennema.

“Dafne tiene una técnica de carrera que se llama frontside mechanics. Es un modo de correr que le permite bajar la pierna con mucha agresividad luego de que la rodilla llega a la máxima altura. Esto lo hace en la recta. En la curva ella aumenta la longitud de su paso empujando lo más que pueda. Se nota que en la curva es una de las que corre más pegada a la línea de adentro, por la inclinación de su cabeza y por su bajada del hombro izquierdo, al mismo tiempo que empuja mucho con la pierna izquierda. Una vez que sale de la curva lo hace con la intención de dar tres o cuatro pasos acortados, entre los 100 y los 120 metros. En ese momento ella recorta los pasos en algo que es mu sutil para apreciar en al carrera. Eso provoca que su centro de gravedad suba. A la salida de la curva logra llevar sus rodillas aún más hacia adelante para poder impactar con más fuerza al suelo. Por eso se suele ver que en los últimos 60 metros es capaz de no perder velocidad e inclusive acelerar más que las demás“, cuenta Oliva.

Su cuerpo no corresponde al perfil que suelen tener las velocistas. Su osamenta es grande, sus rodillas son anchas"

La decisión de pasar del heptatlón a la velocidad, anunciada por Schippers en 2015, modificó su esquema de trabajo. La federación holandesa contrató al entrenador británico Rana Reider, como mentor de su coach, que arribó con una técnica innovadora para las pruebas de velocidad. «Reider llegó con nuevos estudios en biomecánica para las pruebas de velocidad. Rompió con los sistemas que tenían como máximos exponentes a Carl Lewis y Ben Johnson con ese estilo de carrera de talones a la cintura. Todo el movimiento del atleta se hace para adelante. Dafne corre recta, sus rodillas nunca van para atrás. Eso implica hacer un trabajo de fuerza diferente. Su cuerpo no corresponde al perfil que suelen tener las velocistas. Su osamenta es grande, sus rodillas son anchas. Mide más de 1,80 metros y puede sumar masa muscular. Por eso sale de la curva con esa decisión. Su partida de taco no es tan eficiente, pero eso lo paga más en los 100 metros. En los 200 hace la real diferencia“, explica Oliva, con un aporte de detalles que asombran.

Dafne Schippers invadió un territorio que ahora le resulta natural . Se llevó la explosión del heptatlon a los carriles de la velocidad. Con un biotipo diferente para la prueba. No ganó la medalla dorada como era su ambición y Thompson volvió a ser su pesadilla en Zurich. Pero está en la conversación con una técnica que revoluciona el modo de correr.

Dafne Schippers analizada por Michael Johnson en 2015 (en inglés)

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.