El Dakar y la muerte: apareció el fantasma que atemoriza a todos

La muerte, el fantasma que nadie quiere nombrar en el Dakar
La muerte, el fantasma que nadie quiere nombrar en el Dakar Fuente: Reuters
En suelo boliviano, un fanático de 63 años perdió la vida cuando invadió el camino y lo atropelló el automóvil del francés Baud; desde que la carrera llegó a América del Sur, en 2009, todos los años hubo al menos una víctima
Alejo Vetere
(0)
9 de enero de 2016  • 22:34

Los espectadores, cerca de los competidores
Los espectadores, cerca de los competidores Fuente: EFE

SALTA (De un enviado especial).- El rumor amenazó con opacar la expectativa que había en esta ciudad por la llegada de la caravana. Luego, la realidad pegó un mazazo cuando la organización, de manera escueta y a través de un comunicado, confirmó que el rally Dakar 2016 se había cobrado una víctima. En territorio boliviano, el espectador Máximo Riso, de 63 años, fue atropellado por el automóvil del francés Lionel Baud en la zona de Ventilla, a 62 kilómetros de la ciudad de Uyuni, punto de partido de la séptima etapa.

El Dakar y la muerte mantienen una relación, inevitablemente, muy estrecha. La tragedia resulta indiferente a los modernos sistemas de control y a los operativos de seguridad cada vez más complejos. Cualquier medida de precaución resulta permeable al desastre. Son dos semanas de acción en los que sobrevuela el fantasma más oscuro, ese que nadie nombra, pero que todos saben que probablemente aparecerá en algún momento. La muerte, que parece ajena a todos, dentro de esta mega estructura es un tema tabú.

Si bien la información se mantuvo blindada por la organización durante toda la tarde, el fiscal del Districto de Potosí, Fidel Castro, confirmó que el piloto francés golpeó a Riso con el sector derecho de su vehículo, pese a que intentó una maniobra evasiva que no alcanzó a evitar el desenlace. "No hubo dolo ni culpa", amplió el fiscal, por lo tanto, aclaró que no corresponde abrir un proceso penal en contra de Baud. de todos modos, las autoridades bolivianas le tomarán declaración al piloto francés, debutante en el Dakar, y a su copiloto, Thierry Dezeiraud. Desde ya, no seguirán en la carrera.

A la muerte ni la nombrás durante la competencia. Nosotros [los competidores] sabemos que es muy riesgoso y por eso debemos ir con cuidado (Alejandro Patronelli)

Las autoridades del Dakar señalaron ayer que el hombre que perdió la vida se encontraba "aislado" en el trazado de la competencia y que fue impactado por el auto número 409 de Baud. El fiscal Castro agregó que la víctima "invadió" el camino. "En esa parte del trayecto el camino era bastante amplio, era un sendero ancho. No sabía que había un muerto", dijo Marcos Patronelli al caer la noche. Su hermano Alejandro sostuvo: "A la muerte ni la nombrás durante la competencia. Nosotros [los competidores] sabemos que es muy riesgoso y por eso debemos ir con cuidado". En el vivac, los pilotos se mostraron indiferentes, la mayoría dentro del campamento desconocía la primera muerte del Dakar.

La tragedia ya había asomado en Arrecifes, durante el prólogo del sábado pasado cuando se despistó el auto de la corredora china Guo Meiling. Al ver las espeluznantes imágenes de ese accidente, que dejó doce heridos de distinta magnitud, resultó un milagro no haber tenido en tierras argentinas al primer espectador muerto de esta edición.

Fueron muchos los corredores que afirmaron que una verdadera multitud siguió a los costados durante más de 200 kilómetros a los vehículos en la salida de Uyuni. El Dakar en Bolivia causó una revolución y los espectadores lo siguieron muy de cerca. "Durante los primeros 250 kilómetros de la etapa cronometrada había muchísima gente de los dos costados del trazado", comentó el motociclista boliviano Fabricio Fuentes.

La muerte, el fantasma que nadie quiere nombrar en el Dakar
La muerte, el fantasma que nadie quiere nombrar en el Dakar Fuente: Reuters

Ningún directivo habló públicamente para ofrecer más información sobre lo sucedido. Por vía escrita, únicamente, la información llegó a cuentagotas. "El servicio médico de la organización sólo pudo desafortunadamente constatar el fallecimiento de la persona accidentada. Avisadas por la organización, las autoridades bolivianas representadas por el ministerio público, subieron al sitio en helicóptero con el fin de determinar las circunstancias del accidente", informó la empresa Amaury Sports Organization (ASO), que no dio a conocer el nombre del hombre fallecido. Luego, se supo que su nombre era Máximo Riso.

El historial del Dakar está salpicado por sangre: en 37 realizaciones de esta competencia se han registrado 64 muertes (26 competidores), un triste promedio de casi dos decesos por competencia. Un dato a tener en cuenta: solamente en siete de ellas no hubo víctimas fatales. La larga lista de muertes se compone por pilotos y navegantes, asistentes, periodistas y espectadores. El primer fallecido en el Dakar fue el motociclista Patrick Dodin, quien perdió la vida en 1979 tras salirse de la pista en Nigeria.

Desde que el Dakar llegó a América del Sur, en 2009, nunca una carrera terminó sin muertes. En ese año, el motociclista francés Pascal Terry fue hallado sin vida en un monte en el segundo día de competencia. Fue el primero de una lista que jamás se detuvo.

av/gs/jp

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.