Una cita con la aventura, que promete ser de las más duras del historial

Con partida en Buenos Aires, trepada hasta Bolivia y cierre en Rosario; habrá más caminos que arena, pero dificultades extremas
Pablo Vignone
(0)
25 de diciembre de 2015  • 22:06

Prometen una cita especial "para que el Dakar siga siendo la carrera más dura del mundo y una gran aventura donde no sólo vale ser el más rápido", como afirma su director deportivo, el catalán Marc Coma, cinco veces ganador de la prueba en moto y ahora sabiamente retirado. Será el octavo Dakar sudamericano, desde el primero en 2009, y una vez más la Argentina, el país más entusiasta de los fierros de toda Latinoamérica, se transformará en su epicentro. Con los primeros brillos del nuevo año, la caravana se pondrá en marcha desde Buenos Aires, para recorrer cerca de 10 mil kilómetros esencialmente en territorio nacional, salvo una breve interrupción para acceder a Bolivia, abrevar en el salar de Uyuni a 4000 metros de altura, y regresar para desafiar a las dunas de Fiambalá, con Rosario como destino final.

Los fanáticos prevén una auténtica batalla de colosos entre el equipo Mini, ganador de las últimas cuatro ediciones y que contará con el concurso del argentino Orly Terranova, y el León de Peugeot, que la pasó mal en su regreso al Dakar a comienzos de año y pasó un calendario completo lamiendo sus heridas, construyendo autos nuevos y reagrupando fuerzas con una sensacional dotación de pilotos.

La escuadra alemana presenta una auténtica armada de 12 Mini para, entre otros, el último vencedor, el príncipe qatarí Nasser al Attiyah ; el debutante finlandés Mikko Hirvonen (15 veces ganador en el Mundial de Rally), el español Nani Roma (triunfador en 2013), el holandés Erick Van Loon, el chileno Boris Garafulic y Terranova : "Puede ser el Dakar más duro de todos los corridos en Sudamérica", pronostica. "Es una prueba que genera una gran repercusión, con muchos beneficios para el país, y que debería seguir aquí", opina el mendocino.

Los franceses de Peugeot confirmaron la dotación 2015, con Monsieur Dakar Stephane Peterhansel (12 veces ganador en moto y auto), el español Carlos Sainz (vencedor en 2010) y el francés Cyril Despres (5 veces triunfador en moto); sumaron además, después de un poco de misterio, al nueve veces campeón mundial de rally Sebastian Loeb. "Ganar el Dakar es muy complicado, porque la carrera es aún más complicada desde que está en Sudamérica -asegura el director deportivo de la marca, Bruno Famin-. Cuando se trataba de ir de París a Dakar se sabía qué clima iba a haber, no temía a las lluvias o las inundaciones o el frío o la altitud".

Los argentinos serán, una vez más, dignos protagonistas de la prueba que con tanto calor han hospedado. Además de Terranova, en la categoría de autos apuesta fuerte Emiliano Spataro , para terminar entre los diez primeros con una Renault Duster armada en Sudáfrica; y también se prepara con todo Juan Manuel Silva (Mercedes), que en el último Dakar volcó de manera espectacular y afronta los últimos días entre el espíritu de revancha y el extendido respeto por la dureza de la prueba. También se animarán Javier Pizzolito, el mejor representante argentino en motos; Federico Villagra, un monstruo del rally nacional que este año conducirá un camión, y los hermanos Patronelli, que siempre establecen la medida de la competencia entre los cuatriciclos, una categoría en la que los argentinos suelen ser mayoría.

gl

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.