A tiros limpios

En el duelo del Oeste, Dallas acertó 49 libres seguidos y venció a San Antonio 113 a 110 en el primer partido; Ginóbili sumó 12 puntos
Miguel Romano
(0)
21 de mayo de 2003  

No es habitual que en un partido de la NBA se sancionen 98 faltas y se lancen 72 tiros libres; mucho menos lo es que un equipo acierte 49 lanzamientos consecutivos de un punto -récord de la competencia-, como ocurrió con Dallas Mavericks en el valiosísimo triunfo que obtuvo como visitante frente a San Antonio Spurs por 113 a 110.

Así arrancó el promocionado duelo por el título del Oeste entre los dos equipos texanos, que continuará hoy, a las 21.30 (hora de la Argentina), otra vez desde el SBC de San Antonio, que se verá en nuestro país por ESPN. La serie, como en todos los playoffs, se resolverá al mejor de siete partidos.

El bahiense Emanuel Ginóbili jugó otra vez condicionado por las faltas (sumó tres en el 2o. cuarto) pero igual le alcanzaron los 22 minutos que actuó y aportó un toque de distinción y espectacularidad al almidonado funcionamiento de los Spurs. Manu sumó 12 puntos (1 de 3 en dobles, 2 de 5 en triples y 4 de 5 en libres), 5 rebotes, 4 asistencias y 6 infracciones.

La clave del partido, al menos en el análisis matemático, estuvo en los tiros libres convertidos (49 de 50 para Dallas y 31 de 48 para los Spurs). Sin embargo, en el terreno de las sensaciones, quedó en claro que San Antonio mostró su peor rostro: un equipo timorato y sin autoridad cuando juega bajo presión y debe resolver el éxito en un final cerrado. Otra vez, como le ocurrió dos veces ante Phoenix y una con los Lakers, los Spurs no supieron mantener una importante ventaja (43 a 25, a los 9 minutos del 2o. cuarto) y se quedaron sin gol en los últimos 120 segundos. Como siempre, el base Tony Parker fue responsable de no armar las jugadas claras para el triunfo. Más allá de la discutible decisión del DT Gregg Popovich de darle el último tiro siempre al mismo jugador: Tim Duncan; incluso cuando se necesitaba de un triple, que no es la especialidad del pivote.

Después de un arranque parejo, Duncan (40 puntos y 15 rebotes) marcó diferencias bajo el aro y permitió el dominio de los Spurs hasta el final del 3er. cuarto (91 a 83). Por entonces, Dallas no pudo hacer lo que más sabe: contraatacar y anotar triples (6 de 16), pero con la inteligencia de Dirk Nowitzki (38 y 15, con 17 de 17 en libres) y la habilidad de Michael Finley (26, con 10 de 10 en libres), emparejó el match. En el cierre, Parker forzó un mal tiro a 25 segundos del final y Finley, con un doble, puso al frente a Dallas 111 a 110, a 14 segundos del final. Duncan se quedó corto con su tiro y Nowitzki metió dos libres para definirlo ante el susto y la amargura de los Spurs. "Dallas nos enseñó cómo se gana desde los libres; nosotros le regalamos el partido errando 17 tiros", dijo Popovich. "Fue increíble, no creo que volvamos a meter un 98% en libres", señaló Don Nleson, DT de Dallas. Para hoy, seguramente, los Spurs buscarán revertir la historia.

Boca visita a Quilmes

Los terceros partidos de los cuartos de final de la Liga Nacional se jugarán hoy con este programa: a las 19.30 (TC Max), Quilmes, de Mar del Plata, v. Boca; a las 21.15, Obras v. Gimnasia (LP) y a las 21.30, Belgrano v. Atenas (sin Campana, desgarrado) y Gimnasia (C) v. Estudiantes (O).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.