Ginóbili, y una vuelta sin apuro