Jeremy Lin, de desconocido a nuevo ídolo