Acto IV. Sergio "Maravilla" Martínez confirma otro regreso al boxeo y sus fanáticos lo esperan: se acabaron las simulaciones

Maravilla Martínez y Julito Chávez en un encuentro promocional durante una transmisión de TV
Maravilla Martínez y Julito Chávez en un encuentro promocional durante una transmisión de TV Crédito: Captura
(0)
26 de junio de 2020  • 23:59

El quilmeño Sergio "Maravilla" Martínez, ex bicampeón mundial mediano junior y mediano (2008-2014), encendió nuevamente uno de los anuncios periodísticos favoritos y con mayor consumo por los editores de cualquier ámbito: su vuelta al cuadrilátero, ahora prevista para el 22 de agosto próximo en Torrelavega, España.

A los 45 años, corroboró desde Madrid la concreción de su regreso pugilístico, un acto que viene sosteniendo desde hace dos años con deducciones sobre potenciales combates de escasa credibilidad. Ya en 2018 especulaba con un posible desquite con el mexicano Julio César Chávez (h.), cuando aún el pugilista azteca se encontraba internado por distintas adicciones. Se habló de esto y mucho más con un contorno de "reality televisivo" que Chávez Jr., en su momento, decidió terminar.

Ahora, en primera persona y desde su Instagram, Martínez escribió: "2 años y 2 meses han pasado desde aquel lunes 28-4-2018. A las 10 am entré al gimnasio. Por única vez charlamos serios, congeniamos en ideales, principios y valores. Y sobre todo, búsqueda de objetivos. Codo a codo, empezamos a trabajar. En silencio, como debe ser. Entendiendo la misma filosofía: La recompensa está en el camino a recorrer, comenzó en el instante mismo en que pisé el Detroit Gym. Idas y venidas hubo muchas. Intentos de combates, otros tantos. Pero nadie muere en vísperas: por fin ya hay fecha. No es otra que el 22 de agosto de 2020. Ahora a continuar esta maravillosa aventura. Recuerden esto: Estoy en camino, yo ya gané".

"Maravilla" Martínez es la mejor imagen del boxeo nacional en los últimos 15 años. Sus logros, su limpieza y su contacto con la opinión pública elevaron el concepto y la penetración masiva de este deporte en nuestro país como hacía décadas no ocurría. Se vio favorecido por tener en ese período, colegas como Marcos Maidana, Lucas Matthysse y Omar Narváez, jerarquizando al pugilismo.

Después de perder por KOT en el décimo round con el puertorriqueño Miguel Cotto, en Nueva York, el 7 de junio de 2014, demostró que sus reflejos y su físico se habían agotado. Sobre todo sus rodillas, que no podían sostenerlo en pie. Terminó sin la corona y en el hospital.

Un deportista con su reputación, su obra y su carisma, quizá merezca otro cuidado. ¿Qué puede aportarle a su historia brillante un combate más y cuanto puede quitarle si no funciona? Y qué puede dar sobre el ring un hombre como él, que tras perder con Cotto dijo: "No sé si mis piernas me pondrán sostener en pie en el futuro".

Maravilla y Chávez Jr, una revancha de la que se habló mucho, pero sin sustento
Maravilla y Chávez Jr, una revancha de la que se habló mucho, pero sin sustento Crédito: Captura

El gran Guillermo Vilas le escribió una carta al gran Víctor Galindez en 1980. La base de la esquela decía: "Un campeón debe extinguirse como tal". Y lo invitaba a seguir compitiendo pese a su deterioro deportivo. Quizá todo esto resuma un sentimiento que desde la lógica no puede comprenderse.

Martínez fue muy importante para "limpiar" al boxeo en la Argentina. Desde la crítica profesional, su regreso resulta negativo y objetable. Pero en esta era, en la que la conveniencia y la adulación son valores al cobro de alta cotización, hasta resulta malintencionado formularlo.

"Maravilla" chuceó muchas veces con su retorno. Y ahora deberá concretarlo. Tal sus palabras, ya no hay marcha atrás para esta apuesta peligrosa. Es volver o volver. Sus fanáticos lo esperan, como si tuviese 25 años, y por ellos deberá volver a pelear. Se agotaron las promociones y simulaciones.

"Maravilla" chuceó muchas veces con su retorno. Y ahora deberá concretarlo. Tal sus palabras, ya no hay marcha atrás para esta apuesta peligrosa. Es volver o volver. Sus fanáticos lo esperan, como si tuviese 25 años, y por ellos deberá volver a pelear. Se agotaron las promociones y simulaciones.

Será un acto sublime para él, a seis años y dos meses de su último combate, e inquietante para la crítica que siguió toda su campaña. Realmente, inquietante.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.