Historias del boxeo: el presidente, el príncipe y el senador