Tyson Fury, el Rey de los Gitanos que venció a Klitschko y festejó cantando Aerosmith

Fuente: Reuters
El boxeador británico venció por puntos al ucraniano y se convirtió en el nuevo monarca de los pesados; "Creo que estar en un mundo democrático significa que tenemos que estar abiertos a las drogas en el boxeo", dijo el último martes
(0)
28 de noviembre de 2015  • 20:41

DÜSSELDORF (AFP).- "Peleaste con paquetes de varios lugares... íPero nunca contra el Rey de los Gitanos!". Desquiciado, el británico Tyson Luke Fury desafió en la previa al ucraniano Vladimir Klitschko . Fue la antesala del gran golpe que se produjo horas más tarde en Düsseldorf: Fury ganó por fallo unánime y se convirtió en el nuevo campeón de los pesos pesados de la Asociación Mundial (AMB), la Federación Internacional (FIB) y la Organización Mundial de Boxeo (OMB),

Por sus payasadas más o menos inspiradas, Fury, una 'bestia' de 27 años cuyo nombre es un homenaje a Mike Tyson, sorprendió a Klitschko, dominador absoluto de los pesados, en Alemania.

"Eres viejo, tengo ganas de dejarte KO. Estoy tan seguro de ganar como de ponerme bien los zapatos por la mañana. Será así: Simplemente un único KO", señaló Fury el 23 de septiembre, disfrazado de Batman, después de simular una pelea con un amigo disfrazado de Robin. Tratado como un payaso e invitado a acudir a consulta médica, Fury mide 2,06 metros y está invicto en 25 combates, 18 de ellos ganados antes del final.

"Soy un gitano, significa que jamás rechazo una pelea. Cuando un tipo borracho me enseña los puños, me encantaría difundir alguno de estos encuentros", dijo en 2011, en una entrevista con el diario The Independent. "Pertenecer a esta comunidad es imborrable, como un negro no puede cambiar su color. Es mi vida, es lo que soy y aunque sea rico viviré siempre en una caravana", añadió.

En su pantalón se pudo leer "Venezuela", en referencia al nombre de su hija
En su pantalón se pudo leer "Venezuela", en referencia al nombre de su hija

Nacido en las afueras de Manchester, Fury, que debutó como profesional en 2008 con un KO en el primer round frente al húngaro Bela Gyongyosi, representa desde 2009 a Irlanda, el país de sus orígenes. Un repaso a su linaje no deja lugar a otro destino. Es pariente de Bartley Gorman, el "Rey de los Gitanos", campeón de Irlanda y de Inglaterra de los combates clandestinos en antros con manos desnudas entre 1972 y 1992.

Además, su tío Pete entrenó brevemente a Mike Tyson, mientras que su padre, un gran hincha del estadounidense -de ahí que le bautizara con su nombre-, fue condenado a 11 años de prisión por destrozar el ojo a un hombre durante una pelea de borrachos. Con la cabeza afeitada y la lengua muy larga, Fury no duda en atacar a cualquier boxeador británico que se le mencione. ¿David Haye?: "Una estrella sin clase, una diva"; ¿David Price? "Una mierda, un pequeño idiota de Liverpool, un bruto, una estafa".

Fury propuso el martes despenalizar el doping. "Creo que estar en un mundo democrático significa que tenemos que estar abiertos a las cosas diferentes", dijo, en diálogo con BBC Radio 5 Live. "¿Por qué no hacen las drogas legales en el deporte y así sería totalmente justo?", agregó.

Y cada tanto hace reír con sus salidas fuera de tono. Antes de enfrentarse al estadounidense Deontay Wilder en 2014, intentó encender a su rival a través de Twitter, pero se equivocó de destinatario y sus descalficaciones fueron a parar a la cuenta de un sorprendido desconocido.

Tras vencer a Klitschko, su tributo a Aerosmith

js

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.