Cada día pegan más lejos

Roberto De Vicenzo
(0)
13 de agosto de 2009  

Desde hoy y hasta el lunes, Roberto De Vicenzo analizará cada jornada del PGA Championship.

-Maestro, el torneo se juega en la cancha más larga de la historia de los majors. ¿Es algo a lo que los jugadores deban prestar especial atención?

-Seguramente, la longitud de Hazeltine (7674 yardas) será importante durante los cuatro días. Además, la cancha puede volverse más exigente si los roughs marcan un fairway angosto o si el viento hace más complicado esquivar los bunkers.

-¿Pueden sacar alguna ventaja los jugadores que pegan más largo?

-Eso será relativo, porque aunque puedan verse favorecidos, la diferencia se termina haciendo arriba del green. Para un long-hitter , una cancha así puede ser una ventaja, pero si no la sabe aprovechar se le puede volver en contra. Cada uno de los hoyos los obligará a tomar una estrategia en particular. Quienes adviertan que con su juego pueden dominarlo, obtendrán buenos resultados. A quienes se intimiden, se les va a hacer mucho más difícil.

-¿En el futuro veremos canchas cada vez más largas?

-Es una tendencia que se está imponiendo y que seguirá creciendo, como consecuencia de que los jugadores están pegando más fuerte. Las nuevas canchas van a estar casi todas por encima de las 7800 yardas. Lo único que podría revertir esto es algún límite en el poder de los palos o en la resistencia de la pelota.

-Para Tiger Woods será la última posibilidad de ganar una cita de Grand Slam en esta temporada. ¿Puede sentirse presionado?

-Saldrá como si estuviera obligado a quedarse con el triunfo porque no quiere terminar el año sin un torneo de los grandes. Aunque, indudablemente, su temporada es muy exitosa. Después de la operación en la rodilla, estábamos ansiosos por verlo y regresó con nuevos éxitos.

-Con el nivel mostrado en Akron, ¿Harrington se convirtió en candidato para defender el título?

-Volvió a mostrarse capaz de pelear por la victoria hasta el final. A pesar de que no pudo triunfar, habría que recordarle que un tropezón no es caída. Puede haber tenido una mala jugada, pero se puede recuperar.

-¿Cómo ve las posibilidades de los argentinos?

-Angel Cabrera terminó muy bien en Akron, lo que le permite mostrarse ante los adversarios como un posible ganador, además de que es un doble campeón en majors. Es una motivación para él, como si dijera "cuidado conmigo" . Y Andrés Romero, aunque viene jugando mal, puede sorprender. A mí no me llamarían la atención cuatro vueltas fantásticas del Pigu. Además, puede motivarse sintiendo que, si juega bien, salva la temporada. Hoy en día, un solo torneo grande alcanza para borrar las macanas de toda una temporada.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.