River. Un cambio para ganar a los 27 minutos: la explicación de Gallardo y la reacción de Martínez Quarta

Gallardo sacó a Martínez Quarta antes de la media hora de juego y dio las razones de su determinación
Gallardo sacó a Martínez Quarta antes de la media hora de juego y dio las razones de su determinación Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
10 de febrero de 2020  • 07:29

SANTE FE.- Quemar el libreto a los 27 minutos del primer tiempo para desarmar lo planeado y modificar el plan de juego en busca de respuestas no es algo habitual en el mundo del fútbol. Por eso, el tempranero cambio de Marcelo Gallardo causó sorpresa, más allá de que su equipo pedía a gritos una modificación en medio del asedio de un intenso e inteligente planteo de Unión. Pero la sorpresa rápidamente le dejó su lugar al entendimiento, porque River empezó a ganar el partido en Santa Fe a partir del ingreso de Juan Fernando Quintero en lugar de Lucas Martínez Quarta.

El esquema 5-4-1 que dispuso Leonardo Madelón contrarrestó por completo el innovador 3-3-2-2 que le funcionó a Gallardo en sus primeros tres éxitos consecutivos del año. Así, los primeros 25 minutos mostraron un River apático, que no pudo acomodarse ni supo cómo entrar en juego. Sin poder exprimir su poder de fuego en ataque y con serias dudas en el fondo, el DT decidió cambiar rápidamente y el fusible más lógico era Martínez Quarta, amonestado y con una errática tarea en sus primeras intervenciones.

Con Quintero en el campo, el equipo pasó a jugar con el habitual 4-1-3-2 que supo utilizar durante gran parte del año pasado y sumó un buen pie en el mediocampo para generar peligro por adentro, ya que por las bandas los caminos estaban muy bien tapados. Así, más allá de que el Millonario nunca alcanzó una gran versión, trasladó con más inteligencia la pelota, pudo utilizar la proyección de los laterales y logró mejores conexiones entre los mediocampistas y los delanteros. Una modificación radical que emparejó las acciones de un áspero partido que se hacía cuesta arriba.

"El planteo que hizo Unión nos complicó al principio, por eso tuvimos que cambiar y ordenarnos. A partir de ahí tuvimos un poco más el control, que de entrada no lo pudimos tener. Y también debimos volver a dar vuelta un resultado, que en una cancha como esta no es fácil, y sin embargo tuvimos puntería. Llegamos pocas veces, pero cuando lo hicimos fueron goles", analizó Gallardo en rueda de prensa tras la victoria por 2-1 en Santa Fe.

"Madelón nos había hecho un planteo de acuerdo a la disposición nuestra de tres centrales. Nos estaba sobrando gente atrás y nos faltaba gente en el medio. No podíamos agarrar la pelota y decidí cambiar. Tenía que sacar a uno de los centrales, salió Martínez Quarta que tenía amarilla y decidí poner a Juan (Quintero) para tener control. Entró bien, mientras estuvo fresco y aguantó físicamente estuvo bien, nos dio calidad y control. Pero fue un partido muy luchado, no había mucho espacio para jugar y la pelota estaba mucho tiempo arriba, con mucha fricción. Y ellos no bajaron nunca, hicieron un partido muy difícil", agregó el DT.

Más allá de que no hubo ningún tipo de reclamo, el fastidio de Martínez Quarta fue notorio: al salir, dio vuelta toda la cancha con un paso cansino, se sacó la muñequera de su brazo derecho con bronca y nunca pudo cambiar una cara que mezclaba tristeza con fastidio, al punto tal que se metió directo al banco de suplentes sin pasar por el rectángulo donde se ubica el DT. Así, Gallardo debió acercarse para saludarlo, lo saludó con un beso y luego también se lo vio a Leonardo Ponzio hablando con él para intentar bajar las revoluciones.

¿Qué le dijo el entrenador tras la decisión? "Le dije que era un cambio, una modificación táctica, y nada más. Él lo entiende perfectamente. Uno busca soluciones en beneficio del equipo, más allá de la amargura porque no le gusta salir. ni mucho menos. Pero se entiende", comentó el Muñeco.

Por su parte, Quintero tuvo un positivo ingreso después de no ser protagonista en los tres primeros partidos: se ausentó en el 2-1 a Independiente por un síndrome gastrointestinal; ingresó a falta de tres minutos en el 1-0 a Godoy Cruz; y no entró en el 2-0 frente a Central Córdoba del domingo pasado. Ayer se mostró activo, fue inteligente para buscar el pase al vacío y con sus gambetas le aportó desequilibrio a un equipo que no encontraba su rumbo. Y terminó siendo vital, además de haber participado en la jugada del empate.

"Yo simplemente entreno, trato de ayudar al equipo y siempre lo digo: todos podemos ser importantes. No me sorprendió el cambio porque somos un grupo y, en un partido que está enredado, cualquiera de nosotros tiene que estar preparado para entrar y ayudar. Por suerte hoy lo hicimos", reconoció Juanfer con TNT Sports tras un triunfo que lo vuelve a posicionar como una carta fundamental en el recambio habitual.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.