El fútbol ante las tragedias

Andrés Prestileo
(0)
15 de agosto de 2015  

Una gratificación en medio de las tragedias colectivas está en la solidaridad que despiertan, en el sentimiento de cercanía con el necesitado que movilizan en las personas. Hacen que aparezca lo mejor de entre lo peor. También, por acción o por omisión, dejan ver el potencial de muchos resortes sociales para trascender sus propósitos comunes. En un país tan volcado hacia el deporte, suena a más que una pena desaprovecharlo como vehículo de contención o de ayuda en casos así.

Conscientes y rápidos de reacción, muchos clubes del fútbol nacional, de primera y del ascenso, de inmediato se pusieron en marcha para canalizar la asistencia a los afectados por las inundaciones. "Se reciben donaciones", "Colecta solidaria", "No están solos" y otros llamados son en estas horas el disparador con que varias instituciones abren sus puertas para distribuir ayuda entre los afectados por la catástrofe. Es muy loable y no es la primera vez que sucede. No soluciona el problema de fondo, pero es un alivio, y también demuestra que la función de un club involucra mucho más que preparar un equipo para ganar un campeonato.

La AFA prestó sus canales de comunicación y su actividad en las redes sociales para divulgar esas iniciativas y para invitar al público del fútbol a participar. No deja de ser bueno. Pero desde el momento en que comenzó la fecha de primera fue inevitable pensar que podía haberse hecho algo más. Entre la gente de fútbol, nada más convocante que el fútbol mismo; el espectáculo de los partidos es una excusa óptima para mover voluntades. Otras veces nació la chispa necesaria para ponerla en práctica, pero no quedó nada orgánico o articulado como para que la reacción sea automática en situaciones como ésta. No se está a destiempo, porque la necesidad sigue a la vista.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.