El impulso del más humilde y la inercia del más poderoso

Oscar Baltián
(0)
2 de abril de 2016  

La fuerza de la confianza

Olimpo es uno de los peores equipos del torneo, por números, por su pasado. Rosario Central, en cambio, es uno de los más poderosos, por su foja de servicios, que excede lo numérico. Sin embargo, en una noche intensa, el equipo bahiense fue más resistente, aún con un jugador menos. Cuando no se puede jugar al fútbol con las armas habituales, hay que luchar. En ese rubro, el equipo local fue superior.

En posesión, goleó

Por jugar casi todo el partido con un futbolista más, Central dominó en posesión 68% a 32%. Pero generó pocas situaciones de real peligro: apenas tres.

Otro exceso de Quiroga

A los 14 minutos, Quiroga fue expulsado en Olimpo, por una doble amonestación. Es la segunda roja del lateral en el torneo. Néstor Pitana, el riguroso juez, controló un partido con muchas faltas, estuvo a la altura.

Otro segundo tiempo

Los entrenadores les exigieron a los jugadores otra actitud, más amable con el espectáculo, durante la segunda mitad. Y así fue: hubo mejor juego y menos violencia. No alcanzó, eso sí, para crear un buen espectáculo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.