El nuevo hito de Tiger Woods: alcanzó el número mágico de Sam Snead y logró el récord de triunfos en el PGA Tour

Fuente: AFP - Crédito: TOSHIFUMI KITAMURA
Gastón Saiz
(0)
27 de octubre de 2019  • 23:59

Son solo un puñado de deportistas en el mundo, de esos que aparecen de tanto en tanto. Son los elegidos, destinados a reescribir los libros de su disciplina. Tiger Woods aparece en esa selecta lista, porque su mente está programada para renovar su leyenda en el golf. En Oriente acaba de lograr otro hito: alcanzó su 82º título en el PGA Tour, se convirtió en el máximo ganador de ese circuito e igualó a Sam Snead, un grandísimo jugador de golpes potentes y gran técnica que murió en 2002, casi a los 90 años.

La consagración en la ciudad japonesa de Chiba llegó con suspenso, debido a que el Zozo Championship estuvo jaqueado por las intensas lluvias a lo largo de la semana. En la mañana del lunes en Japón, el californiano tuvo que completar los siete hoyos finales, partiendo con un total de 18 golpes bajo el par y tres de ventaja sobre el local Hideki Matsuyama (-15 y un hoyo más). Ante todo, Tiger se enfocó en olvidarse de aquel número mágico, el 82, y su misión consistió exclusivamente en arrancar bien el día. No era para menos: le tocaba iniciar el tramo decisivo en el hoyo 12 (490 yardas), uno de los pares 4 más difíciles del campo. Debía jugar muy largo ante una bandera muy complicada, en la esquina superior derecha del green.

Lo que siguió fue la consumación del récord, gracias a una vuelta final de 67 (-3) y un total de 261 (-19), para aventajar por tres a Matsuyama. Así, haber alcanzado el tope de títulos en el tour a los 43 años -con la posibilidad muy cierta de superarlo-, constituye un hito más dentro de su milagrosa recuperación. Sucede que hasta hace unos años, Tiger ya era casi un exjugador, aniquilado físicamente y con un swing desarticulado tras el castigo de ocho operaciones (cuatro de espalda y cuatro de rodilla), además del escarnio público por sus escándalos sexuales en 2009 y su detención en la ruta frente a la sospecha de conducir bajo la influencia de sustancias químicas, en 2017.

"No podía levantar un palo de golf; la vida me dio una segunda oportunidad", confesaba antes del Masters 2018. Y agregaba: "Antes de la última cirugía tuve que ser ayudado durante seis meses para levantarme de la cama. Y hubo días que incluso aunque me ayudaran, no podía pararme. Me quedaba tirado en el piso o en la cama. Fue la parte más dura que me haya tocado vivir". La lenta reconstrucción llegó ese mismo año, con la victoria en el último playoff de la FedEx Cup, en Atlanta, que significó volver a triunfar en el circuito después de cinco temporadas. Y en abril de este año pegó un impacto mayúsculo al imponerse en el Masters, que derribó 11 años sin Majors y equivalió a su 15ª consagración de Grand Slam. De esa forma quedó a las puertas de lo que acaba de concretar.

Esta es una realidad que se entiende por su talento innato, su incombustible deseo de superación y un restablecimiento físico a conciencia. Que también se comprende por esa búsqueda de más grandeza que hoy sintetizan Roger Federer y Rafael Nadal en el tenis. Si no, no se explica cómo Tiger resucitó deportivamente tras aquel calvario de lesiones e infortunios.

Así, el ex Nº 1 se colocó en la misma línea de Snead, protagonista de un golf en el que los triunfos se contabilizaban con otro criterio y que se llevó siete títulos grandes: tres Masters de Augusta (1949, 1952 y 1954), el Abierto Británico de 1946 y el PGA Championship en 1942, 1949 y 1951. Nunca pudo ganar el US Open, ya que fue segundo en 1937, 1947, 1949 y 1953, con lo que no completó la carrera de Grand Slam. Pero por supuesto, Sammy fue un grande de la época entre las décadas del '40 y '60.

El chaqueño Emiliano Grillo concluyó en el 30º puesto, con un total de 276(-4)

Si hubiera que retratar el espíritu de lucha de Tiger, se resumiría en esos 27 hoyos seguidos que jugó debido al accidentado desarrollo del torneo en Chiba. Un enorme esfuerzo, si se considera que hace menos de dos meses se sometió a una artroscopia en la rodilla izquierda: "No fue fácil jugar tanto, teniendo en cuenta que no pasó mucho tiempo desde mi última cirugía, pero aguanté bastante bien. Ya había jugado 36 hoyos seguidos pero entrenándome, que no es lo mismo. Aquí hubo que mantenerse concentrado durante mucho tiempo. La mente a veces tiende a evadirse, así que trabajo para que regrese y esté a un ciento por ciento centrada en cada golpe".

Además, Tiger se refirió a la situación anómala de haber tenido que jugar un último sprint final de siete hoyos para ganar: "En verano suele pasar con las tormentas eléctricas, que aparecen y desaparecen. Lo más inusual es el tema de la clasificación: muchas veces no sabés dónde estás en el leaderboard, así que tenés que acercarte a preguntar para tener una actualización".

Ajeno a la compulsa de títulos a nivel histórico, Tiger solo recuerda a Snead con cariño: "Conocí a Sam cuando era niño y con el tiempo creamos una gran relación. Todos los años esperaba verlo en el Masters. Se levantaba en la cena de Campeones y contaba chistes e historias, y hablábamos de golf. Estar en la misma habitación con Sam, Byron Nelson y Gene Sarazen fue un verdadero honor. Escucharlos hablar de golf y de los diferentes torneos fue un viaje a través de la historia". Y agregó: "Snead se mantuvo en gran forma y siempre me maravilló lo que podía hacer con su cuerpo. Fue un gran atleta. Lo extraño y estoy muy agradecido de haber sido su amigo", rememoró.

Ahora, a Tiger le queda una última arremetida para redondear una carrera que igualmente ya es de ensueño: empatar los 18 majors que ostenta Jack Nicklaus, un emparejamiento por demás complicado, teniendo en cuenta que el californiano cumplirá 44 años en diciembre. El Oso Dorado logró su último título grande a los 46 -en el Masters de Augusta- y aquí estará Woods para intentar acortar distancias. Por lo pronto, volvió a demostrar que le encanta agregar páginas gloriosas en la historia del golf.

Frente a frente:

Fecha de Nacimiento

  • Snead: 27 de mayo de 1912 (murió el 23 de mayo de 2002)
  • Woods: 30 de diciembre de 1975

Victorias en el PGA Tour:

  • Snead: 82
  • Woods: 82

Primera participación profesional:

  • Snead: ganó el West Virginia Closed Pro en 1936
  • Woods: Terminó 60° en el Greater Milwaukee Open

Primera victoria:

  • Snead: West Virginia Closed Pro en 1936 (a los 24 años)
  • Woods: Shriners Hospitals for Children Openen 1996 (a los 20 años)

Porcentaje de victorias en su carrera:

  • Snead: 14% (82 de 585)
  • Woods: 22,8% (82 de 359)

Su 82° triunfo:

  • Snead: torneo de Greensboro 1965 (a los 52 años y 311 días)
  • Woods: The Zozo Championship (a los 43 años)

Ganancias totales en el PGA Tour:

  • Snead: 713.155 dólares
  • Woods: 120.454.468 dólares

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.