El triunfo del "no" prorroga el vínculo deportivo de Escocia, Inglaterra y Gales