El turf está de fiesta: el final de la Triple Corona espera por una nueva leyenda