16 citas de honor

De Uruguay 1930 a Francia 1998, ambos triunfos locales, pasaron definiciones de Mundiales para todos los gustos, como el Maracanazo de Uruguay, en 1950, la consagración del Brasil de Pelé, en 1958, o la gloria de la Argentina, en 1978 y 1986
De Uruguay 1930 a Francia 1998, ambos triunfos locales, pasaron definiciones de Mundiales para todos los gustos, como el Maracanazo de Uruguay, en 1950, la consagración del Brasil de Pelé, en 1958, o la gloria de la Argentina, en 1978 y 1986
(0)
30 de junio de 2002  

Hoy, Brasil y Alemania escriben el 17° capítulo de una historia especial que comenzó allá lejos en el tiempo. El 30 de julio de 1930, cuando los pantalones cortos llegaban debajo de las rodillas y la gomina era indispensable para el pelo, Uruguay y la Argentina jugaron, en Montevideo, la primera final de los Mundiales. En el mítico estadio Centenario, y ante 80.000 espectadores, los celestes vencieron por 4 a 2.

Cuatro y ocho años después siguieron dos títulos seguidos de Italia, venciendo a Checoslovaquia y Hungría, respectivamente, primero como local y luego en Francia. Hasta la próxima cita pasaron doce años, con una pausa obligada por la Segunda Guerra Mundial.

Volvió el fútbol en 1950, justamente con la que tal vez sea la página más memorable de todos los tiempos: el famoso Maracanazo. Contra todos los pronósticos, Ghiggia hizo el gol que le dio el triunfo a Uruguay para vencer por 2 a 1 a Brasil y enmudecer a 174.000 personas.

Suiza 1954 significó el primer título alemán, al ganarles por 3 a 2 a la Hungría de Puskas y compañía. Después, como si se tratara de una respuesta al rival de hoy, llegaron las dos primeras victorias de Brasil, en Suecia 1958 y Chile 1962. Primero, con un Pelé excelso que, con sólo 17 años, hizo su gran aparición. En la final anotó dos goles, en el 5 a 2 ante los locales. Cuatro años después, Pelé se lesionó en el primer partido contra Checoslovaquia, justamente el rival de la final, aunque igual vencieron los sudamericanos por 3 a 1.

Inglaterra 1966 fue para los locales, que superaron 4 a 2 a Alemania, con dos tantos de Hurst en tiempo suplementario. En México 1970, otra vez Pelé brilló para que Brasil ganara su tercer título al vencer a Italia por 4 a 1. En este duelo personal, Alemania descontó en su casa en 1974, derrotando a la Naranja Mecánica de Holanda por 2 a 1.

En 1978, llegaría la gloria para nuestra selección. En el Monumental, con el Matador envuelto en banderas, la Argentina le ganó por 3 a 1 a Holanda, con dos tantos de Kempes y uno de Bertoni. España 82 fue el reencuentro con el éxito de Italia 44 años después, con un 3 a 1 ante Alemania en la final.

Llegó México ’86, que significó el segundo título argentino (3 a 2 a Alemania en la definición), con la coronación de Diego Maradona como el mejor de todos los tiempos. Tras dos caídas consecutivas, Alemania se desquitó justamante con la Argentina, al ganarle, en Italia ’90 por 1 a 0, con gol de penal de Brehme. Estados Unidos 94 fue el tetracampeonato de Brasil, con la única definición por penales de la historia (3 a 2 a Italia), y cuatro años atrás, Francia impuso su localía con un Zidane brillante para bailar a Brasil por 3 a 0 en Saint Denis.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.