Apostó cinco euros por el gol de Éder en la final de la Eurocopa y se hizo millonario