Arsenal campeón. Sergio Rondina, un DT experto en las categorías de ascenso que devolvió al equipo a la primera división

Sergio Rondina, llevó a Arsenal nuevamente a primera división
Sergio Rondina, llevó a Arsenal nuevamente a primera división Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Andrés Vázquez
(0)
28 de abril de 2019  • 17:37

Está viviendo el momento que siempre soñó. Por eso ese llanto interminable y ese goce para afuera, sin permitirse ocultar la felicidad que lo gobierna. Está masticando en su boca el sabor de la revancha. A los 47 años, Sergio Rondina llegó a la cima de su carrera como técnico. Con dotes de predestinado, después de haber sufrido en carne propia el descenso, devolvió a Arsenal a la máxima categoría del fútbol argentino tan pronto como se lo propuso y se erigió en el nuevo héroe de Sarandí. Aunque se empeñe en negarlo. "El ascenso es de ellos, los jugadores son los verdaderos héroes de esta hazaña", esbozó en medio de la fiesta.

El destino fue irónico con el Huevo Rondina. Hace un año le tocó descender y escribir el capítulo más triste en la historia de Arsenal, luego de haber protagonizado buena parte de su trayectoria en el club, ya que jugó entre los años 1992 y 1998. Sin embargo, apostó a la reconstrucción futbolística en una institución que ya no cuenta con el aura protector de Julio Grondona y a la que muchos le auguraban una caída estrepitosa luego del descenso del año pasado. Hoy, producto del sacrificio constante y la perseverancia, tuvo su recompensa y puso de pie a la barriada del Viaducto.

Con una vasta trayectoria dirigiendo el ascenso, a Sergio Rondina siempre le tocó rebuscársela con un ingenio mayor a varios de sus colegas. Nunca estuvo, en cuanto a recurso, en el lote de los técnicos privilegiados que siempre contaron con billeteras gordas para gastar a cuenta. Su búsqueda fue revanchista y les puso el ojo a futbolistas de su confianza, conocedores del sacrificio de la categoría y a los cuales en algún momento dirigió. Porque como decía Ángel Labruna, "el éxito de una campaña está en la formación del plantel".

La fiesta de Arsenal tras el ascenso a primera
La fiesta de Arsenal tras el ascenso a primera Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Este Arsenal campeón de la B Nacional fue pura sencillez. Tuvo sapiencia para explotar sus enormes cualidades de ataque (fue el equipo más goleador con 36 goles), pero al mismo tiempo mostró jerarquía y solidez en defensa (19 goles en contra). No pecó de juventud ni fue arrogante en experiencia. En un contexto donde todos los intérpretes fueron solidarios para correr y marcar, para recuperar, la sabiduría del Huevo fue determinante para contrarrestar las limitaciones. "Somos jugadores del montón", reconocían este domingo sus futbolistas mientras festejaban el título después de una campaña brillante, producto de 14 victorias, siete empates y cuatro derrotas.

Al igual que a lo largo del torneo, Arsenal logró lo impensado sobre el final. Rondina y sus muchachos siempre estuvieron a la sombra de los de Iván Delfino -la máxima diferencia entre ambos fue en la fecha 10, cuando Sarmiento venció a Arsenal por 2-0 como local y le sacó seis puntos- y recién a falta de tres jornadas, lograron ponerse a la par del Verde, aprovechando el mal final de campeonato de los de Junín. Lo que se vio ayer en la cancha de Banfield fue la reafirmación de los méritos.

Formado y desarrollado en el ascenso como jugador, Rondina es uno de los pocos técnicos que dirigieron en todas las categorías del fútbol argentino. Luego de su retiro como futbolista, en 2004, con la camiseta de Argentinos de Quilmes, inició su periplo en Midland, en la primera D. Luego llegó el tiempo de Cañuelas, Luján y Excursionistas, en la C. En 2010 pegó el salto a la B Metropolitana, donde dirigió a Flandria, Atlanta, Platense y Villa Dálmine, con quien logró el ascenso a la B Nacional en la temporada 2014/2015. "Con poco presupuesto logramos el objetivo. Conocer todas las categorías nos hizo más fácil el trabajo", dijo Huevo, sin olvidar sus raíces.

Arsenal le ganó a Sarmiento y vuelve a primera
Arsenal le ganó a Sarmiento y vuelve a primera Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Los del viaducto están de vuelta olímpica, luciendo en todo su esplendor la consagración inigualable, después de la tristeza que vivieron hace algo menos de un año al descender al Nacional B. A través de la contundente demostración de poderío y armonía que brindó frente a Sarmiento, revive todo un ayer glorioso e inolvidable de la mano de Rondina. Además sepultaron definitivamente los fantasmas que lo ataban con sospechas por ser el equipo de Don julio Grondona.

Allí está Sergio Rondina, el Huevo -como lo apodó la barriada de Merlo, donde se crió-, rodeado de sus jugadores, de su gente, de conocidos, de extraños. Arengado y abrazado por todos. Concluyendo el capítulo más hermoso y emocionante de una historia que arrancó triste. El Arse volvió a primera y un nuevo héroe se sumó a su prolífica vida.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.