Defensa y ataque en el juego de las estrategias de Independiente y Racing

Independiente y Racing se juegan un lugar en la Copa Libertadores 2016
Independiente y Racing se juegan un lugar en la Copa Libertadores 2016 Fuente: LA NACION - Crédito: Domenech
Abrirán hoy la serie de 180 minutos por un lugar en la Copa Libertadores 2016; los puntos clave en un primer enfrentamiento en donde jugarán desde la localía hasta el poder ofensivo y los planteos de los DT
Christian Leblebidjian
(0)
28 de noviembre de 2015  • 23:59

Independiente y Racing volverán a protagonizar dos clásicos de esos que dejarán su huella. Todos los cruces entre ellos son importantes, pero más todavía cuando son directos y marcan la clasificación a una Copa Libertadores. Es tal la presión que sienten de ambos lados que, en el corto plazo, difícilmente se tenga en cuenta como premio consuelo quedarse con una plaza en la próxima Copa Sudamericana, algo que el perdedor de la serie que comenzará hoy en Avellaneda tendrá seguro. Es que los contextos son los primeros en jugar sus fichas. Tanto Independiente como Racing tomarían como positivo disputar la Sudamericana, aunque la implicancia de una derrota en el clásico no lo dejará bien parado. Para quien caiga no será, claramente, la mejor manera de cerrar el 2015. Por el contrario, sí será el mejor envión para 2016 para quien gane. Para eso, habrá que tener en cuenta distintas claves en un duelo de 180 minutos.

1) El manejo de los tiempos. Así como para Boca y River no fue lo mismo preparar un clásico por los torneos locales que hacerlo en función de un ida y vuelta por Copa Sudamericana o Libertadores, para Independiente y Racing tampoco lo será. Ambos lo analizarán como un partido largo de 180 minutos, en donde decidirán posturas y estrategias en función de la primer localía, de cómo transcurran los minutos.

2) Las intenciones de Cocca y Pellegrino. Teniendo en cuenta lo que sucedió en el último clásico (ganó Independiente 3-0), no sorprendió el equipo que parará Cocca para el primer chico: 4-4-1-1, con un solo punta definido: Bou. Y un doble 4 en el sector derecho, con Pillud y Gastón Díaz. Es cierto que la suspensión de Diego Milito le abrió una alternativa al DT de la Academia, pero claramente -con este armado del equipo- manda como mensaje que la responsabilidad (al menos hoy) la tendrá Independiente.

Pellegrino está haciendo un muy buen trabajo en el Rojo, ya sea desde lo colectivo como en la forma de potenciar las individualidades. Por la manera de pensar de su técnico y por ser local, Independiente mantendrá la idea protagonista. En su caso, más allá de ubicar sólo a Vera como centrodelantero en un esquema 4-2-3-1, apostará por la llegada de Martín Benítez, Pisano y el Cebolla Rodríguez. Los tres tienen desequilibrio y características para pisar (con peligro) el área de Saja.

3) El poder ofensivo. Tomando como referencia los últimos once partidos, las diez fechas finales del Torneo de Primera División más el partido anterior de la Liguilla Pre-Libertadores, Independiente demuestra un potencial ofensivo mayor al de Racing, con 22 anotaciones contra 18. En este período, los dirigidos por Pellegrino anotaron dos veces tres goles (ante Racing y River) y otras dos, cuatro (ante Crucero del Norte y Belgrano). Las cuentas de la Academia dan más justas: dos veces hizo más de dos goles, ante Boca y Crucero. Independiente cuenta entre los titulares de hoy, a priori, con más futbolistas capaces de llegar a las redes rivales: Ortíz, Pisano, Rodríguez, Benítez y Vera; Racing dependería, en principio, del desequilibrio y los remates que puedan generar entre Oscar Romero y Bou, aunque Acuña también tiene una zurda de cuidado cuando prueba desde afuera.

4) Defensas cerradas. Teniendo en cuenta también los últimos 11 partidos, Independiente recibió 7 goles, tres menos que Racing (10). Sin embargo, en cinco de esos partidos el equipo de Cocca no recibió tantos. Independiente mejoró notoriamente en defensa con Pellegrino, mientras que a la Academia, cuando muestra simetría entre líneas y se defiende cerca de Saja, no es fácil generarle peligro. El último clásico terminó 3-0 para Independiente, entre muy bajos rendimientos individuales de Racing y la expulsión de Acuña en el primer tiempo, que le allanaron el camino a un Independiente que siempre jugó mejor.

5) Los mensajes de la semana. Los árbitros no están pasando por un buen momento. Pero, en la previa, tanto de un lado como del otro, hubo declaraciones cruzadas al respecto. Empezó Sebastián Saja, arquero de Racing, con esta frase: "Sabemos que la cancha de Independiente genera mucha presión sobre los arbitrajes, lo hemos visto en varios partidos, sobre todo en los últimos...". Por eso, Federico Mancuello, uno de los referentes del Rojo, le contestó: "Hablar antes de que algo suceda se puede analizar de distintas maneras. Es una final y cada uno busca su estrategia. Es una estrategia para influir en el árbitro. Cada uno busca su forma. Sería un pecado hablar del árbitro antes de que sucedan las cosas. Es como insultar a un jugador antes de que haga una jugada".

6) El factor mental. Existe una diferencia de 23 clásicos en favor de Independiente, pero la estadística que más sufre Racing es que hace 14 años que no puede vencer a su rival como visitante en su estadio: el último éxito fue por el Clausura 2001, cuando lo superó 1-0 con gol de Estévez. Esa presión se notó en el último clásico. Por eso, hasta los detalles pueden ser decisivos.

js

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.