Belgrano-Talleres, por la Superliga: el clásico cordobés terminó en un pálido empate sin goles

Jugaron en el estadio de los celestes por primera vez en 38 años, pero no pudieron abrir el marcador
  • 0
Belgrano

Belgrano

  • 0
Talleres de Córdoba

Talleres de Córdoba

Jugaron en el estadio de los celestes por primera vez en 38 años, pero no pudieron abrir el marcador
Enrique Vivanco
(0)
15 de octubre de 2017  • 10:10

Belgrano y Talleres se miden en Alberdi
Belgrano y Talleres se miden en Alberdi

CÓRDOBA.- Belgrano y Talleres , a través de su 0 a 0, y sin quererlo, parecieron no romper el protocolo de no agresión que envolvió el clásico cordobes desde el sorteo de la Superliga. Fuera de la cancha, era necesario sostener un ambiente de armonía aún teniendofresco el recuerdo de la muerte del hincha celeste Emanuel Balbo, el 17 de abril pasado, en el estadio Mario Kempes.

También más allá del césped, los jugadores recalcaron esa prédica. Todo debía ocurrir con normalidad en un partido que, salvo esa desgracia, no había tenido en su historia reciente otras aristas de violencia. Por eso hubo conferencias de prensa previas con representantes de ambos clubes; por eso llegaron juntos al Gigante de Alberdi los colectivos que transportaban a ambas delegaciones. Por eso llegaron juntos, también, en un mismo transporte, dirigentes de las dos instituciones. Por eso, afortunadamente, no hubo que lamentar nada.

En la cancha no ningún resabio de aquella triste tarde de otoño. Sólo con hinchas propios y a puro grito, Belgrano marcó la cancha de entrada. Presióno en todos los sectores y ganó buena parte de las pelotas divididas. La derrota ante Atlanta, con una exposición blanda y sin espíritu, el lunes anterior por la Copa Argentina, obligó a tensar el músculo a los hombres de Sebastián Méndez. Esa movilidad llena de ímpetu sorprendió a Talleres, que no podía ejecutar su juego.

Esa prepotencia pirata pudo haber dado frutos si Epifanio García no llegaba tarde a conectar un balón ante Herrera, y si Brunetta le daba una mejor dirección a una buena cesión de Luna. . Luego de esas oportunidad, quedó la sensación de que Belgrano no podía dar más de lo que había dado. Y que su merma física, lógica ante tanto despliegue, le iba a ofrecer a Talleres espacios para el toque, la buena circulación del balón y la incursión peligrosa de algunos de sus jugadores. Leo Godoy, incansable por la derecha, lanzó un centro que interceptó Luna cuando Arias estaba listo para disparar. Una mano penal de Benítez antecedió a un remate de Komar hacia Acosta, cuando el defensor tenía gran parte del arco libre para hacer el gol.

Al margen de esos avatares, el empate fue justo, cerca de lo que mostraron los dos equipos, y lejos de aquellos tiempos de violencia y tristeza.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.