Boca inexpugnable: no le convirtieron por cuarto partido consecutivo

Frank Fabra volvió a formar parte de una defensa de Boca que rinde más allá de los nombres
Frank Fabra volvió a formar parte de una defensa de Boca que rinde más allá de los nombres Fuente: FotoBAIRES
(0)
4 de agosto de 2019  • 22:57

Boca volvió de la gira amistosa por Estados Unidos y México se le encendieron todas las alarmas. Se había lesionado Lisandro López y sabía que Carlos Izquierdoz estaba suspendido para el partido más importante de julio: contra Paranaense en Curitiba. Paolo Goltz, además, no estaba en plenitud física. Le quedaba sólo el paraguayo Junior Alonso como único defensor central en condiciones. Y una apuesta: Santiago Ramos Mingo, de apenas 17 años. En aquel entonces, a comienzos de julio: Boca miraba el mercado y pensaba en zagueros. Un mes después, Boca jugó cuatro partidos y no recibió goles: 360 minutos de fútbol con la valla invicta. Para remontarse a un gol rival hay que viajar a Córdoba: allí, hace dos meses, Lucas Janson, de penal, le convirtió por última vez al equipo xeneize.

Pese a las alertas, Gustavo Alfaro puso el freno de mano. Se encomendó a Paolo Goltz y Alonso, una dupla que no tenía muchos kilómetros recorridos a la par. El DT xeneize, además, aceitó su sistema defensivo. Mejoró el retroceso y Boca no quedó nunca desequilibrado. En Curitiba, por ejemplo, tuvo la iniciativa pese a jugar con apenas tres jugadores de ataque. Menos, en este caso, fue más.

Izquierdoz
Izquierdoz Fuente: Archivo

La llegada de Eduardo Salvio fue un aporte al balance general del equipo. "Es el único jugador que puede hacer la banda completa. Atacar y defender con la misma intensidad", les dijo Alfaro a los dirigentes xeneizes. Algunos días después y con 7,7 millones de dólares de por medio, el futbolista de 29 años dejó Benfica de Portugal y se puso la camiseta azul y oro. Y Alfaro tuvo a su 4 disfrazado de 8. El impacto fue instantáneo: gol contra Paranaense contra Libertadores; gol contra Patronato en la Superliga, partido en el que, además, jugó de volante con Buffarini como guardaespaldas.

Volvió Izquierdoz. Lisandro López todavía se recupera. Boca mantiene la muralla defensiva. "Estamos con un ritmo importante, cualquiera que entra lo hace bien, cuando un equipo encuentra esa tranquilidad, es muy importante", respondió Carlos Tevez, autor de un gol en Paraná, ante la consulta sobre la solidez defensiva del equipo. La tranquilidad de Andrada en el arco es otro condimento. El ex arquero de Lanús muestra aplomo cada vez que lo exigen.

"Este equipo tiene talento, recursos, a medida que los muchachos den una mano, podremos seguir en todos los frentes", apuntó Alfaro luego de la victoria ante Patronato, la primera de la Superliga 19-20. "Todavía me falta insertar a De Rossi en el equipo", agregó. El italiano, que llega para ser la referencia en la mitad de la cancha, es otro jugador de corte defensivo. Quizás sea porque en la cabeza del entrenador, este Boca versión 19-20 se arme de atrás para adelante.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.