Coronavirus. Club por club, cómo es la ingeniería de los clubes de la Superliga para pagar los salarios de los jugadores

Claudio Tapia, el máximo dirigente de AFA, y Sergio Marchi, el secretario del gremio de los futbolistas.
Claudio Tapia, el máximo dirigente de AFA, y Sergio Marchi, el secretario del gremio de los futbolistas. Crédito: Twitter
Alejandro Casar González
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
17 de abril de 2020  • 23:59

Pasaron 32 días desde la decisión de frenar la actividad oficial de todas las categorías del fútbol argentino frente a la pandemia de coronavirus. Pero, a pesar del tiempo recorrido, la incógnita está más vigente que nunca. Mientras se espera una nueva extensión de la cuarentena, el incierto futuro apremia el presente de las tesorerías de los clubes de la Superliga y las demás categorías, que continúan buscando variantes para adaptarse al momento de crisis que golpea duramente la economía.

Desde la AFA se concretó una reunión con Sergio Marchi, secretario general de Agremiados, para avanzar en un acuerdo global de rebajas o diferimientos salariales, una cuestión central que varias instituciones vienen reclamando. Según supo LA NACION, todavía no hay nada firmado y el sueldo de marzo, en mayor o menor medida, está asegurado.

Así, el problema será el pago de abril, por lo que una idea que se baraja es instalar topes salariales por categoría desde el Comité Ejecutivo de la AFA, aunque los jugadores podrían desafiarlos en la Justicia con muchas chances de salir ganadores. La Superliga es el principal problema, por sus presupuestos superiores a los del ascenso.

Mientras tanto, en el Gobierno, además del Programa de Recuperación Productiva anunciado la semana pasada por el Ministerio de Turismo y Deporte, ya se avanza con la redacción del nuevo decreto 1212/03, que dejará de lado la modificación hecha por la administración de Mauricio Macri, implementada a comienzos de este año.

Esos cambios hicieron que la masa salarial de todos los clubes aumentara en un 14% por el cambio en las alícuotas y la caída de beneficios para la industria del fútbol. Así, los clubes pasarán a tener un régimen que se parece mucho más al que gozaban hasta 2019, lo que significará un alivio para sus cuentas.

Jorge Ameal, el primer mandatario de Boca, que por ahora paga completos los salarios del plantel profesional.
Jorge Ameal, el primer mandatario de Boca, que por ahora paga completos los salarios del plantel profesional. Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

En los casos puntuales, Boca continúa distanciado del resto de los grandes. Al día de hoy, el club de la Ribera pagó marzo completo y monitorea a diario los ingresos, tanto de sponsors como de cuotas sociales. La evolución del flujo de caja determinará las decisiones económicas de abril, pero el presidente Jorge Ameal ya dejó en claro su decisión: "De acá a diciembre vamos a pagar primas y premios y los jugadores van a percibir el 100% de los salarios de marzo. Después, en cuanto al sueldo de abril, dependeremos de las cobranzas que tengamos".

Rodolfo D´Onofrio, al mando de un River urgido de mejorar sus cuentas.
Rodolfo D´Onofrio, al mando de un River urgido de mejorar sus cuentas. Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo

River continúa respetando el silencio dirigencial desde la decisión de cerrar el club el pasado 14 de marzo y no presentarse a jugar la Copa Superliga. Mientras tanto, después de pagar el mes pasado en cuotas, los dirigentes siguen a la espera de un análisis más profundo de los posibles daños económicos y todavía no tomaron decisiones ni entablaron charlas con los futbolistas.

Víctor Blanco, a la cabeza de Racing.
Víctor Blanco, a la cabeza de Racing. Crédito: Prensa/Racing

En Avellaneda hay dos caras bien marcadas. Racing fue el primero en resolver la situación: comunicó el 3 de abril un acuerdo para postergar el pago de una porción de los salarios del plantel y el cuerpo técnico por encima de un determinado monto para "asegurar la viabilidad" de la institución.

Hugo Moyano piensa cómo bajar los gastos de Independiente.
Hugo Moyano piensa cómo bajar los gastos de Independiente. Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Independiente, por su parte, sigue con problemas: el capitán Silvio Romero contó que el último mes que cobraron completo fue diciembre y Martín Campaña aseguró que varios compañeros "no la están pasando bien". Mientras, la administración de los Moyano conminó a los jugadores a "hacer esfuerzos para rever contratos".

En San Lorenzo la situación tiene tonos críticos. Sin acuerdos, diversos dirigentes han instalado con declaraciones públicas la necesidad de entablar conversaciones con el plantel para una posible reducción, ya que no son pocos los jugadores con contratos en dólares que, ante el salto de la moneda estadounidense, serán más difíciles de afrontar. En tanto, en Huracán ya hubo quejas de los futbolistas por no estar al día.

Marcelo Tinelli, presidente de San Lorenzo y, en forma provisoria, de la Superliga.
Marcelo Tinelli, presidente de San Lorenzo y, en forma provisoria, de la Superliga. Crédito: Luengo

Por fuera de los grandes clubes, el resto también se encuentra maniobrando los números para que el golpe no sea tan fuerte. Y Talleres fue el primero que impuso un tope salarial en el plantel. Tal como confirmó el presidente Andrés Fassi, el club cordobés, que tiene 400 empleados, le pagó el sueldo de marzo a todos los que cobran menos de 150 mil pesos y el resto cobró la mitad.

Defensa y Justicia, por su parte, no confirmó recortes, pero tomó una decisión que generó ruido: de forma unilateral, eligió no cobrar la cuota social de abril, lo que produjo resquemor en las instituciones que tienen ese ingreso como principal. En tanto, Vélez organizó un ajuste para abonarle a los 980 empleados y Argentinos Juniors recién habría pagado los sueldos de febrero y debe afrontar los gastos de marzo y abril. Según el presidente Cristian Malaspina, el club distribuirá el dinero de la televisión (12 millones de pesos) entre 253 sueldos (28 millones).

En otros casos, Estudiantes suspendió el aumento de la cuota social, lo que significa un ahorro del 30% para los socios, y también bonificaron en un 50% el Abono Familia de este mes para evitar la sangría de asociados. El presidente Juan Sebastián Verón charló con varios jugadores del plantel para aplicar el "modelo pirámide invertida": los que más cobran tendrán una reducción mayor para intentar que los que menos cobran no sufran ninguna.

Banfield, por su parte, realizó un pago a cuenta al plantel de hasta 200 mil pesos por jugador, dejándole en claro a los que perciben más que ese importe, que no era quita, sino a cuenta de todas las incertidumbres económicas para paliar la situación actual, contemplando además que puedan cobrar el resto de los empleados del club

¿El resto? Central Córdoba acordó un recorte en los salarios más altos; Lanús le pedirá ayuda al Estado; Gimnasia lanzó una agresiva campaña en redes sociales apelando al sentimiento para evitar una salida en masa de los asociados; Arsenal y Patronato gastan en el fútbol profesional menos de lo que ingresan mensualmente por la TV, por lo que pueden soportar mejor la crisis, y Newell's, Rosario Central, Unión, Colón, Atlético Tucumán, Godoy Cruz y Aldosivi continúan analizando propuestas para acomodar los números.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.