srcset

Historias del deporte

Cuando Diego Maradona fue de Newell's: una breve historia de amor, con esa irresistible necesidad de sentirse querido

Ariel Ruya
(0)
17 de octubre de 2019  • 07:07

Un poco excedido de peso, el pelo largo y el talento escurridizo, esporádico. Diego Maradona frota la lámpara y el genio se desvanece el 13 de junio de 1993, el capítulo final de la aventura en Sevilla, prólogo de esta historia. Van 8 minutos de la segunda parte, mezclado en un desabrido 1-1 frente a Burgos, un partido de la Liga de España. Fastidioso, enérgico, arroja sobre el césped el brazalete de capitán, después de infiltrarse en el entretiempo, cuando Carlos Bilardo decide sacarlo de la escena. Maradona se va directo al vestuario, luego a la casa, luego al aeropuerto rumbo a Madrid, luego a Buenos Aires. Pero antes le arroja su ira sobre esa suerte de padre futbolero. "¡Hijo de puta! ¡La puta madre que te parió!", vocifera. Tiempo después, se dice que dijo: "Sevilla, nunca más. Es más, tengo más ganas de largar el fútbol que de volver a jugar. ¡Nos vamos!", le advierte a Claudia, su mujer.

Angustiado, nervioso, el Narigón enfrenta los micrófonos con temor. "Cuando Diego me diga algo a mí, vamos a hablar. Sólo vi que le dolía la rodilla", suscribe. "Se hizo todo para poder ganar.", aclara, por si hiciera falta mencionarlo. Años después, en una charla con El Gráfico, el exDT recuerda con asombro aquellos días y noches. "En la cancha no me di cuenta. A la noche, en la televisión, veo que me putea cuando lo cambio. El martes a la mañana, cuando llegué al entrenamiento, les dije a los muchachos: 'Hoy hacen la parte física -era la primera vez que hacían la parte física una mañana-, yo me quedo acá paradito, mirando'. Esperaba a Diego. Después, me fui a la casa. No estaba, había ido a Madrid. Lo cuento porque ya lo contó él, eh. Y nos peleamos, nos agarramos a las trompadas. Enseguida, Claudia y Franchi nos separaron. Pero esos días, entre domingo y martes, no dormí".

En realidad, a Bilardo le costó siempre dormir cuando era entrenador. Meticuloso, conservador, detallista: un mundo lo separó siempre de Diego, libertario dentro y fuera de la cancha. A diferencia del Doctor, Maradona siempre necesitó el cobijo del sentimiento, arroparse en el corazón de la gente. La pelota nunca fue lo más importante: es una estrella mundial que subsiste con el calor, la adoración de sus fieles. Algo de eso disfruta hoy, en Gimnasia LP, como DT. Algo de eso intentó disfrutar en su intenso y breve amor en Newell's: cinco partidos oficiales, ni un solo gol.

Jorge Raúl Solari tenía una idea imposible: contratar a Diego. Sin club y con el deseo irresistible de vestirse otra vez de selección -el Mundial de Estados Unidos era un proyecto a largo plazo-, Maradona escuchaba ofertas. Argentinos, su primer amor. El San Lorenzo del Bambino, una sociedad que le seducía. El Indio era amigo de Ricardo Giusti -había sido su DT en Newell's y en Independiente- y tenía cierta cercanía con Marcos Franchi, su representante. Y comenzó el operativo "seducción".

La ruta Buenos Aires-Rosario fue una pista de velocidad y adrenalina en esos días. Salían a las 8 de la mañana, se reunían, discutían y volvían a las 21, dos, tres veces a la semana. El Indio debió cambiar los horarios de los entrenamientos: las prácticas empezaban a las 6. Cuenta la historia que los referentes estaban un poco molestos por esta situación. Querían saber qué pasaba, verdaderamente. Entonces, Solari se reunió con el Tata Martino y el Gringo Scoponi y les dijo que Maradona (sí, Maradona) estaba a punto de firmar. Los dirigentes no sabían nada. En los diarios, sólo se mencionaba a los Bichos de la Paternal, al Ciclón y algún destino incierto del exterior, como hipótesis. Pero no: iba a ser del Parque.

Diego Maradona en la entrada en calor para el amistoso de presentación con Emelec
Diego Maradona en la entrada en calor para el amistoso de presentación con Emelec Crédito: Twitter

Solari ensayaba tácticas -Newell's no andaba de maravillas, tiempo después de Marcelo Bielsa-, mientras hacía números con Franchi. La ecuación fue simple: iba a ganar un 40 por ciento más que Martino, el mejor pago del plantel. Y contratos por partidos amistosos en el exterior, y posiblemente ser parte de los siguientes partidos de verano, por ese entonces, de valor superlativo.

Giusti lo asumió: " El Indio me pidió una reunión con Diego y entonces, yo llamé a Franchi. Se entusiasmó, sobre todo por la posibilidad de ver la cancha llena todos los domingos, sentir ese afecto. Fue una revolución". Las cumbres se hacían en un departamento que Diego tenía sobre la Avenida del Libertador.

"Y Diego habló con su representante y le dijo que quería que les dieran un buen premio a los muchachos. Si para ese entonces a los jugadores se le daban 1000 pesos por partido, habría que darle 2000. Los dirigentes aceptaron inmediatamente todo, porque el contrato era una papa. Lo que Diego quería era ponerse en forma, estar en un equipo para poder participar en el próximo Mundial", sostuvo Solari tiempo atrás.

El cariño de la gente fue siempre un motor en su vida
El cariño de la gente fue siempre un motor en su vida Fuente: LA NACION

Predecesor de Eduardo López, Walter Cattaneo, el presidente, no quería saber nada. Pero Diego ya estaba en camino. El aeropuerto fue un desborde. Como siempre, estaba acompañado por su padre, su mujer y Dalma y Gianinna. El 9 de septiembre de 1993 firmó su contrato y el lunes 13 fue presentado en una práctica abierta a la que asistieron 40.000 personas. Parecieron, al menos, 10.000 más.

La fecha había sido todo un símbolo: una semana después del derrumbe de la Argentina en el Monumental. El 5-0 de Colombia, el ballet de Valderrama y Asprilla. Habían pasado 8 años, 10 meses y 8 días para que Diego volviera a la Argentina. Fue una suerte de terremoto que excedió a Newell's: hasta hubo hinchas con banderas de Central en aquella presentación, imposible de imaginar en estos días.

"No sabíamos qué preparar, qué hacer en los entrenamientos y antes, en el partido de presentación, con las banderas y todo lo demás. Les digo a los muchachos que estaban conmigo, Salvador Capitano y Juan Rossi: 'Cuídenlo, no sea cosa que lo empiecen a tirar para arriba entre varios.' Yo estaba en la mitad de la cancha mirando para el lado del museo. y ¡lo empezaron a tirar para arriba!", sufría Solari. No se lesionó, pero nunca estuvo en plenitud física. Sobre el césped, la cabeza volaba, pero las piernas trotaban.

Y siempre a tono con alguna frase ocurrente. "Mi historia con Newell's es cuando estás con una mujer 20 horas y no pasa nada y estás con una mujer 20 minutos y te quedas hipnotizado. Como diciendo, 'quiero volver'. Y yo a Newell's quiero volver", aseguró, años atrás. Así será: en el 11° capítulo de la Superliga, Newell's chocará con Gimnasia, en el Parque Independencia, la casa que cobijó a Diego un puñado de meses, 26 años atrás. Los dirigentes se movieron rápido: aumentó un 300% el valor de las entradas. El ticket para la tribuna popular para los no socios cuando empató sin goles con Banfield costaba 500 pesos; contra el Gimnasia de Diego valdrá el triple: $ 1500.

Mientras se calzaba los botines, ofrecía el corazón, como tantas otras veces. Rosario siempre estuvo cerca. "Son los últimos años de mi carrera. Entonces, lo quiero hacer de la mejor manera. No quiero robarle la plata a nadie. Si algún día ven que no puedo dar todo lo que puedo dar, les doy la mano y seguimos tan amigos como antes. Pero estoy enchufado como nunca", contaba. Era otro: el paso por Sevilla parecía un espejismo. Al final, Newell's fue un hermoso, un imprescindible paso en falso.

"Vino el Indio y me dijo: 'Acá plata no hay, pero que te vas a sentir bien, te lo garantizo'. Miré el contrato con la Claudia -estábamos juntos en ese momento- y lo primero que me impactó es el calor que tiene Rosario, se respira fútbol. Llegué viejito, con achaques. La primera práctica fue parecida a la recibida que tuve en Napoli. Fue única. Me acuerdo del Tata, que ya era el técnico adentro de la cancha", recordó, vestido con la camiseta de Newell's, en la terraza de un hotel, en septiembre de 2013.

El debut fue en un amistoso contra Emelec, el 7 de octubre, en un Coloso desbordante. Estaban todos: hasta Lionel Messi, de 6 años, en un costado de la tribuna. "Era chiquito, pero me acuerdo todo. No lo podía creer", contó, largos años después. Un gol de derecha fue la obra perfecta: lo abrazaron los compañeros, los suplentes, los allegados, hasta los fotógrafos que ingresaron en el campo de juego, para inmortalizarlo.

No era el Mundial lo que quería Diego: pedía afecto a gritos. Los jugadores de Emelec se pelearon entre ellos para intercambiar sus camisetas, pero no hubo caso: Maradona se la tenía prometida a Fidel Castro. "Ya he pasado por varias de éstas, pero nunca me emocioné como hoy. Mi regreso, el gol y todo lo que yo pueda hacer se lo voy a dedicar siempre a los hinchas del fútbol argentino, los que siempre estuvieron conmigo, sin condiciones", contó esa noche, casi, casi, al borde del llanto.

Independiente, Belgrano, Gimnasia, Boca, Huracán. Y el 26 de enero de 1994, se despidió en un amistoso con Vasco da Gama. Se presentó en Avellaneda, en una derrota por 3 a 1 contra los Rojos, que corearon su nombre, una bienvenida que necesitaba, por el sentimiento de cuando era un niño en Villa Fiorito y por el impulso que sostenía hacia el futuro.

Fue ese 10 de octubre de 1993 cuando inventó una rabona, un festejo que evitó Luis Islas, un símbolo de Independiente, al mandar el balón al córner. Un puñado de meses atrás, el exarquero fue su mano derecha en la aventura por México, en Dorados de Sinaloa. "El debut en la cancha de Independiente fue duro, porque tenían un gran equipo y nos llevaron por delante. Ahí tomé conciencia de para qué estábamos, que íbamos a pelearla duramente. Pero era un equipo de hombres", recordaba Diego.

Ese Newell's tenía caciques: Martino, Scoponi, Basualdo, Llop, Alfredo Berti y un joven Pochettino. "Siempre mostró su agradecimiento a Newell's, porque se lo trató como uno más. Se siente orgulloso de haber vestido esta camiseta, incluso al día de hoy. La gente estaba feliz, no se lo olvidó más", contaba el Gringo. Los hinchas cantaban por Diego por las calles.

Jorge Castelli ocupó el lugar de Solari, pero entre el Profe y Diego no había química: cuando uno miraba a la izquierda, el otro espiaba la derecha. Hasta visitó la Bombonera en el regreso como DT de César Menotti en el banco de suplentes xeneize: más allá del 0-2, Maradona era, apenas, una expresión de deseos. "Les pido disculpas a los hinchas de Newell's por no haber hecho todo lo que esperaban de mí. No voy a olvidarme jamás del recibimiento. Y de todo lo que me dieron", cerró Diego un capítulo más de la fascinante y traumática enciclopedia de su vida.

Fotos históricas de aquellos días

Maradona frente al Emelec, la noche que explotó el Coloso
Maradona frente al Emelec, la noche que explotó el Coloso Crédito: Twitter

Todo en orden: Maradona y sus sensaciones al volver al fútbol
Todo en orden: Maradona y sus sensaciones al volver al fútbol Fuente: LA NACION

Maradona jugando contra Independiente en Avellaneda: lo marcan Cascini y Arzeno
Maradona jugando contra Independiente en Avellaneda: lo marcan Cascini y Arzeno Fuente: LA NACION

Diego Maradona y la pelota: la magia eterna
Diego Maradona y la pelota: la magia eterna Crédito: Twitter

Diego Maradona y el reconocimiento del público de Independiente: un jugador del paladar Rojo
Diego Maradona y el reconocimiento del público de Independiente: un jugador del paladar Rojo Crédito: Twitter

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.