De mal en peor: el fútbol entró en una batalla de todos contra todos

Mientras que el gremio ratificó anoche el paro, el Comité de Regularización amenaza con la pérdida de puntos para los clubes que no se presenten; el peor escenario: sin presidente en la AFA, sin contrato de TV y con las canchas vacías
Fernando Czyz
A. Casar González
(0)
3 de marzo de 2017  

Anoche, Marchi ratificó el paro; “retención de tareas hasta que se cancelen los salarios”, dijo
Anoche, Marchi ratificó el paro; “retención de tareas hasta que se cancelen los salarios”, dijo Crédito: Mauro Alfieri

El paro de los futbolistas encierra un reclamo económico. Y también una instancia política: ésa que dirimieron hasta últimas horas de ayer el secretario general del gremio, Sergio Marchi, y sus afiliados. La discusión se prolongó porque la medida de fuerza divide aguas. Ningún deportista cuestiona el trasfondo de la decisión: a muchos planteles les deben cuatro meses de sueldos. Otros abogan para que la pelota vuelva a rodar. La lucha se prolongó porque el propio Marchi expuso su postura: no jugar. Y ganó.

Eso mismo les dijo Marchi a Carlos Montaña (Independiente), Víctor Blanco (Racing), Claudio Tapia (Barracas Central) y Daniel Ferreiro (Nueva Chicago) en la reunión que mantuvieron por la mañana en la sede de Camioneros. Los directivos se comprometieron a zanjar la cuestión económica: los $ 350 millones que transfirió el Gobierno no alcanzan para poner al día a todos los jugadores. Por eso, Tapia y compañía le dijeron a Marchi que por la tarde habría una solución al problema.

Marchi salió de Camioneros e insistió en el paro. "No cambió nada", dijo el líder sindical, que además confirmó una reunión informativa en la sede del gremio para las 19. En paralelo, los dirigentes de Primera se autoconvocaban para las 16 en la sede de la AFA. Debían llegar con las cabezas abiertas para buscar "una reingeniería financiera" que permitiera la vuelta de la actividad. En el edificio de la calle Viamonte, los directivos se encontraron con abogados de Futbolistas Argentinos Agremiados. Eran las 15. Desde el ministerio de Trabajo llegaba la notificación oficial de la conciliación obligatoria al conflicto de los futbolistas. "Ya te adelanto que no la vamos a acatar", respondió un allegado a Marchi. El Gobierno había jugado su carta para que el fútbol volviera. A las 16, la pelota estaba de lado de los dirigentes. Debían encontrar un método para que los clubes de ascenso cobraran dos cuotas de la TV. El total: $113,2 millones. La mitad de esa cifra estaba garantizada por la rescisión. Había que juntar $56,6 millones. Después de casi tres horas de discusión, el acuerdo llegó en forma de acta. Primero, los seis clubes que más cobran de la TV (River, Boca, San Lorenzo, Independiente, Vélez y Racing) aceptaron bajar su ingreso a $7,4 millones. "River no tiene problemas. Siempre va a ser solidario con los que lo necesiten", dijo Rodolfo D'Onofrio (presidente de River) al retirarse de la reunión. Después, los 30 equipos accedieron a disminuir su dinero en $ 1 millón más. Entonces: todos recibirán $ 6,4 millones brutos, lo que libera esos $ 56,6 millones restantes para que el ascenso pueda cobrar el equivalente a dos cuotas de TV.

El acta de los dirigentes de Primera con ese fondo solidario llegó a oídos de los capitanes, que para esa hora estaban reunidos en la sede del gremio discutiendo los pasos por seguir. Una mitad quería jugar, la otra, no. Marchi, pese a que los dirigentes habían hecho su parte y conseguido más billetes, no daba el brazo a torcer. "Nosotros hicimos lo que teníamos que hacer. Aportamos $ 50 millones para que el ascenso juegue y cobren dos meses. No digo nada de Marchi. Hicimos todo lo posible para que el fútbol vuelva", señaló Nicolás Russo, presidente de Lanús. "Hubo un gran gesto de los clubes grandes, que bajaron sus cifras, y también de los clubes chicos, para que vuelva el fútbol. Hicimos todo lo que está a nuestro alcance", coincidió Eduardo Spinosa, presidente de Banfield.

Pero en la calle Salta, donde está la sede de Agremiados, no hubo humo blanco. Para entonces, la AFA ya tenía el contraataque listo. Por un lado, fijó para hoy a las 11 en la sede del ministerio de Trabajo (Callao 128) una audiencia de conciliación con el gremio de los futbolistas. Si no acata la decisión del Gobierno, el sindicato se arriesga a sufrir multas económicas. Además, la AFA decidió publicar en su página web un comunicado por el que amenaza a los clubes con pérdida de puntos en caso de no presentarse a jugar este fin de semana. "La AFA recuerda que sus reglamentos establecen sanciones para aquellos clubes que no presenten equipos en los días y horarios oportunamente designados", reza el comunicado. La pelota, que estaba del lado de los jugadores, quedó del lado de los dirigentes. Ellos deberán decidir si juegan con juveniles; o si eligen perder los puntos. Para la AFA, la fecha no será reprogramada. Así está el fútbol: sin presidente de AFA, sin contrato de TV y con paro de jugadores.

Además, un presidente

Los representantes para la asamblea del 29 de marzo

Mientras los dirigentes dirimían el futuro económico del fútbol, todas las categorías del ascenso definían quiénes serían sus representantes en la asamblea (programada por ahora para el 29 de este mes), en la que elegirán al próximo presidente de la AFA. El cronograma electoral sancionado en la asamblea del viernes pasado se mantiene, aunque la AFA debe definir qué hace con el polémico artículo 87, con el que la FIFA y la Conmebol no están de acuerdo. Habrá que ver si la AFA decide convocar a otra asamblea para modificar ese punto controvertido.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.