El accidente de Chapecoense. El mensaje de Alejandro Martinuccio, el único argentino del plantel, para sus compañeros fallecidos

El futbolista habló con TyC Sports y ESPN; "hace tres días que sólo veo gente llorar en el club", graficó
Martinuccio, en la soledad del vestuario
Martinuccio, en la soledad del vestuario
El futbolista habló con TyC Sports y ESPN; "hace tres días que sólo veo gente llorar en el club", graficó
(0)
1 de diciembre de 2016  • 16:41

Después de la tragedia en Medellín que involucró a gran parte del plantel de Chapecoense, Alejandro Martinuccio intenta explicar todo lo que siente, pero su imagen vale más que mil palabras. Hace tres días, gracias a que estaba recuperándose de una lesión, no embarcó en el fatídico vuelo a Colombia: el delantero parece en estado de shock. Repite en cada entrevista que desde aquella mañana del martes en la que despertó y se enteró del accidente, sólo ve gente "llorando en el club”. Y se le quiebra la voz. Y a todos se les parte indefectiblemente el alma.

Martinuccio está otra vez en la cancha del equipo brasileño, por tercer día seguido. Hombros y brazos caídos, y un relato dolido pero la mayor predisposición para aceptar una y otra entrevista, como hizo en las últimas horas, casi en continuado, con ESPN y TyC Sports. “No va a ser fácil esta Navidad, pero hay que seguir adelante y luchar. Hay amigos que están peleando por su vida. Vamos a intentar que Chapecoense salga de esta situación lo más rápido posible”, sostuvo el jugador.

En la noche del miércoles, Alejandro estuvo en el estadio Arena Conda junto al resto de sus compañeros que no volaron. La gente del “Chape” acompañó, entre cánticos, silencios y llantos, en el horario que debió haberse jugado la primera final de la Copa Sudamericana en la cancha de Atlético Nacional, cuyos simpatizantes colmaron la capacidad del Atanasio Girardot para rendir un impactante homenaje a los 71 muertos. “Da impotencia escuchar que se estaba viajando al límite”, enfatizó Martinuccio. Y agregó: “Es muy shockeante saber que no van a estar más aquellos con los que hasta hace horas compartías el rezo antes de cada partido o nos juntábamos después de cada práctica”.

La Conmebol no se expidió aún sobre la final, pero la Confederación Brasileña sostuvo que el club debe cumplir con su compromiso de la última fecha del Brasileirao, el domingo 11. “Hasta el año que viene, Chapecoense no tendría que competir. De mi parte, lo menos que puedo hacer es ponerme la camiseta y salir a jugar por mis compañeros. Sólo quedamos siete jugadores; el resto son chicos”, graficó Martinuccio, en el programa Planeta Gol.

"Me hubiese gustado decirles algo a mis compañeros si hubiese sabido que esto iba a pasar. Que todos ellos son mis ídolos. ¿Será que Dios quiso que esto pasara porque no iban a ganar la Copa? Habrían conquistado el mundo con la fuerza que tenían", conjeturó, con la mirada casi perdida, como intentando buscarle una explicación a lo inexplicable. Lo dice desde Chapecó, en una ciudad en la que tiene el apoyo de su familia. "Pero en nuestro vestuario ya no hay más nadie y hay que empezar de cero”, concluye.

cd

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.