El día después: Mauro Zárate eligió el programa de Andy Kusnetzoff para hacer su descargo

Crédito: @BocaJRS
(0)
17 de mayo de 2019  • 12:45

Mauro Zárate vive días difíciles. Después de sufrir en carne propia el repudio de los hinchas de Vélez en la ida en el José Amalfitani, fue protagonista y ovacionado en La Bombonera. El gran duelo futbolístico entre el Boca de Gustavo Alfaro y el valiente Vélez de Gabriel Heinze, encontró en Zárate un condimento que definió la narrativa de la serie.

Tanto en la ida como en la vuelta, el delantero de Boca estuvo en el foco de todas las cámaras por su pasado en el Fortín, el enojo de los hinchas velezanos y su presente en el xeneize. Consumada la clasificación de Boca a las semifinales de la Copa de la Superliga, donde el Xeneize enfrentará a Argentinos Juniors, llegó el momento del desahogo para Zárate.

Tras su entrevista en el campo de juego en el que dejó una frase polémica frase que le habrá dolido a los hinchas que antes lo amaban ("Pasó el equipo grande", respondió), y después de ver los mensajes que publicó su hermano Rolando en sus estados de Whatsapp, Mauro envió un texto al programa Perros de la Calle para que sea leído al aire.

"Lo que me hicieron en el Amalfitani no me lo olvido", comenzó su respuesta. "Después de jugar siempre gratis, de volver para pelear el descenso cuando nadie quería volver y yo llamaba a todos uno por uno para regresar. Aparte de dejar 28 millones de dólares con mis ventas, lo que me hicieron en el Amalfitani no me lo olvido".

Zárate hace clara referencia a los insultos que recibió en el partido de ida. Foco del enojo de la hinchada, el atronador "el que no salta es un traidor" se hizo sentir en Liniers como banda sonora para recibir al Boca de Alfaro.

Crédito: @BocaJRS

De tradición fortinera, Mauro comenzó su carrera en Vélez en 2004, fue campeón del Clausura 2005 y goleador del Apertura 2006 antes de ser traspasado al Al-Sadd SC de Catar a cambio de 16 millones de dólares. En 2013, tras vestir las camisetas del Birmingham inglés, de la Lazio e Inter de Italia, volvió al Fortín y fue campeón de la Supercopa Argentina, además del máximo artillero del Torneo Final 2014.

Un año después fue transferido al West Ham, su segunda etapa en la Premier League, en donde se ganó el cariño de los hinchas. Más tarde fue cedido a préstamo al Queens Park Rangers antes de vestir las camisetas de Fiorentina, Watford y Al-Nasr de Emiratos Árabes Unidos. En enero de 2018 fue recibido como un héroe en Ezeiza cuando regresó a la Argentina, a préstamo por seis meses y sin opción de compra, para ayudar a Vélez en su intento de mantener la categoría. "En Argentina sólo juego en Vélez", declaró en el día de la presentación.

Consumada la permanencia, Zárate se despidió sin saberlo con un golazo frente a Argentinos Juniors: "Las ganas (de seguir en Vélez) están, siempre, pero no sé qué será de mí en el próximo semestre. Depende de muchas cosas", había anticipado. Cuando el Fortín tenía todo arreglado con el Watford, finalmente Boca se quedó con el pase por más de dos millones de euros y el delantero se convirtió en un enemigo público de los hinchas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.