El golpe de timón de River por las ausencias