Los primeros desafíos de Russo en Boca: definir el rol de Tevez y completar los casilleros vacíos

Miguel Russo empezó su segunda era como entrenador de Boca
Miguel Russo empezó su segunda era como entrenador de Boca Fuente: FotoBAIRES
Franco Tossi
(0)
3 de enero de 2020  • 23:59

Miguel Ángel Russo le dio comienzo a su segundo ciclo en Boca. Ya quedó atrás la presentación y este viernes caminó las instalaciones para, directamente, ponerse al frente del plantel en el arranque de la pretemporada con vistas a la preparación del semestre, que tendrá su inicio oficial el 26 de este mes, cuando enfrente a Independiente en la Bombonera, en la reanudación de una Superliga que lo tiene como escolta.

A primera hora de la mañana fueron apareciendo los futbolistas, citados por el nuevo cuerpo técnico: Carlos Tevez fue el primero en llegar al Complejo Pompilio, en medio de la incertidumbre por saber qué pasará con esa cláusula de rescisión que ostenta el contrato que tiene firmado hasta junio y que puede ejecutar hasta el 15 de enero, en caso de que desee irse. No obstante, LA NACION sigue recogiendo la misma información de días atrás: ambas partes quieren darle continuidad a la presencia del 10 en Boca. Luego, habrá que ver qué lugar tiene pensado Russo para el ídolo: ante cada consulta se muestra con prudencia, consciente del peso que tiene el futbolista que en febrero cumplirá 36 años. Juan Román Riquelme, vicepresidente segundo y cabeza del departamento de fútbol, quiere que el retiro del Apache se produzca con la camiseta azul y oro.

Tevez en acción, en el entrenamiento
Tevez en acción, en el entrenamiento Fuente: FotoBAIRES

La cuestión es que a excepción de Jorman Campuzano, que tuvo un problema de conexión con el vuelo que lo debía traer a Buenos Aires (se espera que este sábado, a más tardar, se sume), se presentaron los 26 jugadores citados por el nuevo cuerpo técnico, que se terminó de conformar en las últimas horas y tiene a Leandro Somoza y Mariano Herrón como ayudantes de campo, Damián Lanatta y Alejandro Blasco como preparadores físicos y Fernando Gayoso como entrenador de arqueros. La jornada comenzó con los exámenes médicos tradicionales de cada comienzo de pretemporada, a la espera de la presentación ante el nuevo entrenador y de las nuevas autoridades, algo que no tardaría en ocurrir.

Porque en simultáneo a esos análisis se produjo la llegada a la Bombonera de Jorge Amor Ameal, nuevo presidente, y Riquelme para tener un encuentro privado con Raúl Cascini, Marcelo Delgado y Jorge Bermúdez, el resto de los integrantes del Consejo. ¿Quién faltó? Sebastián Battaglia, también parte de ese grupo selecto, por una justa causa: ya comenzó su trabajo al mando de la Reserva. Cerca de las nueve de la mañana, Román y Ameal se dirigieron en sus respectivos autos rumbo al entrenamiento. ¿Para qué? Tener una pequeña reunión en el vestuario con los jugadores, aunque no trascendieron mayores detalles.

Russo, rodeado por su cuerpo técnico
Russo, rodeado por su cuerpo técnico Crédito: Prensa/Boca

Todo debe ser inmediato. No hay mayores tiempos más que para encarar la pretemporada. Hubo un entrenamiento muy liviano para que los futbolistas reanudaran las actividades físicas del día a día y un almuerzo grupal de cara a lo que vendrá: la concentración en el hotel Howard Johnson de Ezeiza para, a partir del sábado, comenzar la puesta a punta en el predio que tiene el club en esa localidad. De los refuerzos, por ahora, no hay novedades. En efecto, Russo tendrá como desafío amoldarse a lo que tiene a disposición para armar sus primeros equipos, al menos hasta que el club pueda concretar alguna negociación que enriquezca el plantel.

¿Con qué se encontrará? Por empezar, un triángulo que le ahorra tiempos: las manos de Andrada y el entendimiento entre Lisandro López y Carlos Izquierdoz en la zaga. Aunque el centro delantero es un tema: la ida de Benedetto hace seis meses dejó un vacío grande. Por eso, Paolo Guerrero sigue siendo el nombre que genera expectativas en Boca, más allá de que muchos ya dan la negociación como caída. Si el peruano no llegara, tendrá que encontrar al '9': Wanchope Ábila ha hecho goles, pero no llenó los ojos, Soldano es una incógnita y Hurtado no hará la pretemporada por estar con la selección venezolana sub-23 en el Preolímpico.

Lo que menos cambiemos, nos beneficiará. Buscamos eficiencia en el corto plazo
Miguel Ángel Russo

Además, Russo destacó en su presentación que los generadores de juego "hay que buscarlos y encontrarlos". Ahí hay otra misión: saber si Reynoso tiene la capacidad de cumplir esa función. "Hay que buscarle un lugar. No me gustan los jugadores con lugares indefinidos", dijo en referencia al rendimiento de Bebelo, que ha tenido grandes vaivenes en sus versiones. Aunque hay algo que parece tener claro: "Lo que mejor hace Alexis (Mac Allister) es jugar detrás del N°9".

Hay algo claro: a contramano de lo que pasaba en 2007, cuando muchas cosas las tenía resueltas y lo llevaron a ser campeón de la Copa Libertadores en su primer ciclo, hoy encuentra apellidos que vienen de estar inmersos en un funcionamiento nulo y con rendimientos individuales bajos.

De todas maneras, las urgencias por la finalización del torneo hacen que el entrenador, al menos hoy, no piense en cambiar demasiado el pasado reciente. Solo darle su toque de identidad. "Mi experiencia me indica que lo que menos cambiemos nos va a beneficiar. Buscamos eficiencia en el corto plazo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.