Pelea: qué dijeron Sarri y Arrizabalaga del papelón en la final de la Copa de la Liga de Inglaterra

Kepa, el arquero vasco de Chelsea, en el momento de máxima tensión, cuando el entrenador quería sacarlo. David Luiz contempla.
Kepa, el arquero vasco de Chelsea, en el momento de máxima tensión, cuando el entrenador quería sacarlo. David Luiz contempla. Fuente: AP
(0)
25 de febrero de 2019  • 07:59

Lo describieron como un mal entendido y le quitaron importancia. Lejos estuvieron los protagonistas del escándalo de tomar responsabilidad, y ambos salieron a aclarar y lamentaron lo sucedido tras la final de la Copa de la Liga de Inglaterra que Manchester City le ganó a Chelsea tras el 0-0 en los 120 minutos y una definición por penales. Maurizio Sarri, el técnico del Chelsea, habló en la conferencia de prensa y Kepa Arrizabalaga, el arquero, dio su descargo en un posteo de Twitter.

A tres minutos del final del partido ambos fueron los protagonistas de un episodio que involucró gritos, gestos, y mucho enojo por parte de Sarri: el entrenador ordenó el reemplazo de arquero por el argentino Willy Caballero, que llegó a pararse en la línea de la cancha para ingresar, algo que nunca sucedió porque su compañero se negó a salir. Pero luego de la derrota por penales, llegó el momento de aclarar lo sucedido, el DT y Kepa bajaron la tensión y ofrecieron las mismas explicaciones: fue un mal entendido.

El momento completo

Maurizio Sarri habló en la conferencia de prensa y le quitó importancia al asunto. "En esa situación hubo un gran malentendido. Creí que tenía un problema físico y que necesitábamos un cambio. No entendí que Kepa no estaba lesionado hasta que el médico me lo dijo en el banco unos minutos después", declaró Sarri en la conferencia de prensa después de la final.

Sobre si Kepa desobedeció sus órdenes, Sarri trató de quitarle importancia: "Él pensó que lo cambiaba por un problema físico y él dijo que no tenía ninguno, por lo que estuvo bien". No obstante, "tengo que hablar con él pero solo para clarificar la situación porque es ahora cuando lo entiendo todo bien", admitió.

Sarri, enfurecido porque Kepa no quería salir de la cancha y permitir el cambio.
Sarri, enfurecido porque Kepa no quería salir de la cancha y permitir el cambio. Fuente: AP

El descargo de Arrizabalaga fue vía su cuenta de Twitter. "Lo primero que lamento fue el final de la prorroga, quiero decir que en ningún momento hay sido mi intención desobedecer al técnico o ninguna de sus decisiones", escribió.

"Creo que todo ha sido un mal entendido a altas pulsaciones y en el tramo final de un partido por un título. El entrenador ha pensado que no estaba en condiciones de seguir y mi intención ha sido expresarle que estaba en buenas condiciones de seguir ayudando al equipo, mientras el cuerpo médico que me había atendido llegaba al banco y daba el mensaje", explicó.

"Siento de nuevo la imagen que se ha proyectado, no siendo en ningún caso mi intención dar esta imagen y pidiendo disculpas", finalizó.

El otro protagonista, involuntario, fue Caballero. Subió y bajó del banco dos veces, e incluso se puso los guantes, parado al lado del cuarto árbitro, que levantó el cartel electrónico para señalar el cambio. Al cabo, en silencio, el argentino -un especialista en penales, además- regresó a su asiento en silencio. Y vio desde allí cómo Kepa no pudo impedir que Manchester City se llevara el título.

Caballero, a punto de ingresar, algo que nunca sucedió.
Caballero, a punto de ingresar, algo que nunca sucedió. Fuente: Archivo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.