El tinellismo intentó desactivar las elecciones del próximo viernes, pero el segurismo la ratificó