El uno por uno de Boca: una defensa que no dio garantías y un ataque sin precisión

Boca, antes del partido con Atlético Tucumán, que sacudió la Bombonera con su triunfo
Boca, antes del partido con Atlético Tucumán, que sacudió la Bombonera con su triunfo Fuente: FotoBAIRES
(0)
21 de febrero de 2019  • 08:36

La derrota de anoche con Atlético Tucumán por 2-1 resultó un golpe que dejó a Boca prácticamente afuera de su deseo de ir por el tricampeonato. El conjunto de Gustavo Alfaro nunca pudo meterse en el partido y mostró una versión colectiva muy lejos de lo ideal, para un equipo que pretende pelear por el título de la Superliga . Los errores defensivos y la falta de lucidez para resolver en el ataque desnudaron todas las limitaciones del grupo xeneize.

Esteban Andrada (5): Su tarea estuvo lejos de las mejores. Si bien no contó con demasiado trabajo, su reacción en el primer gol de Atlético de Tucumán no fue la esperada, aún cuando la mayor responsabilidad en esa acción fue el fallo de Julio Buffarini. En el segundo gol no pudo hacer mucho, aunque pareció algo estático ante el disparo de Barbona.

Julio Buffarini (4): Si bien tiene mucha voluntad, el error en el primer gol del conjunto tucumano condicionó todo su partido. No calculó bien en un cierre y Núñez abrió el marcador; desde allí Boca quedó muy expuesto y no pudo acomodarse al partido.

Lisandro López (5): No ofreció grandes garantías en la última línea y padeció muchos problemas para controlar en el juego aéreo a Leandro Díaz. Algunas de sus incursiones desde el fondo y con pelota dominada le dieron un poco de empuje al equipo, pero fue demasiado poco para un equipo que necesitaba mucho más de él.

Carlos Izquierdoz (3): Sin seguridad, sin velocidad y muy poca presencia para ganar en su propia área y en la rival. El marcador central xeneize exhibió una mala noche, en la que no pudo controlar, por ejemplo, a Mauro Matos. Incluso, en el segundo tanto de Atlético quedó expuesto porque perdió el balón en la salida y desde allí nació la acción para la conquista de Barbona.

Junior Alonso (3): El defensor paraguayo nunca logró acomodarse al partido. No estuvo firme en la defensa y tampoco fue productivo en el ataque. El entrenador Gustavo Alfaro lo justificó por su inactividad por haber sido licenciado porque fue padre, pero la falta de distancia en los ajustes defensivos no se correspondían con los dichos del entrenador. En varias jugadas, Alonso siguió desde atrás los ataques tucumanos.

Ivan Marcone (5): Es claro con la pelota, tiene buena salida, pero le costó demasiado tomar el control de la mitad de la cancha. No pudo sostener el ritmo en la segunda etapa y en los minutos finales Boca quedó muy descompensado en su sector.

Nahitán Nández (5): La energía del uruguayo no estuvo acompañada con la claridad que necesitaba Boca en los momentos claves. Suele desordenarse, pero anoche lució contenido compartiendo el centro del campo con Marcone. Dispuso de una chance de gol con un fuerte disparo, pero lo negó Cristian Lucchetti.

Sebastián Villa (5): El delantero colombiano enseñó unos buenos primeros minutos por el sector derecho y después se fue diluyendo. Cuando el juego pedía que extendiera la cancha en varias oportunidades, aunque se cerró y no le dio espacios al ataque. Incluso, su lugar lo terminó ocupando Pavón.

Carlos Tevez (5): El primer tiempo del capitán de Boca fue de lo mejor en el último tiempo en cuanto a sus actuaciones individuales. Si bien su aporte estuvo lejos de lo esperado para un jugador de su categoría, mostró algunas pinceladas. Quizá le faltó una marcha más a la hora del control del balón y no consiguió marcar la diferencia. Su lugar fue ocupado por Benedetto.

Emanuel Reynoso (4): Comenzó muy impreciso y sin poder hacerse cargo del juego del equipo en la mitad de la cancha. Aportó una pincelada con un pase profundo para Villa, pero fue demasiado poco lo que produjo en el primer tiempo.

Wanchope Ábila (6): Debió luchar todo el partido contra los centrales de Atlético (Bianchi y Cabral) y no fue una tarea simple. Le costó mucho ganar en el juego aéreo y también mostró problemas en el control a ras de piso cuando estaba de espaldas al área. Pero como todo goleador, cuando encontró una oportunidad, la aprovechó: si bien contó con la ayuda del defensor porque le tocó la pelota antes de definir y Wanchope atropelló el balón, el atacante xeneize demostró que siempre genera peligro.

Mauro Zárate, sumido en el desconcierto de Boca ante el conjunto tucumano
Mauro Zárate, sumido en el desconcierto de Boca ante el conjunto tucumano Crédito: Daniel Jayo

Mauro Zarate (6): Ingresó en el segundo tiempo y por la izquierda inquietó a la defensa tucumana, estuvo muy activo, pero no encontró a un socio para poder darle a Boca ese peso ofensivo que estaba necesitando.

Darío Benedetto (5): Buena dinámica, lúcido con la pelota, pero los poco más de 20 minutos que jugó no le alcanzaron para marcar una diferencia.

Cristian Pavon (3): Sin conexión con sus compañeros, apurado, con poco criterio para leer lo que pedía el juego, el delantero de Boca no le dio soluciones al ataque y hasta se escucharon varios silbidos de los hinchas que le recriminaron que no estaba metido en el juego.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.