Emmanuel Mas, el lateral que ganó la Copa Libertadores pero que aún está en deuda en Boca

Emmanuel Mas lleva dos años y medio en Boca, pero nunca se consolidó; el sanjuanino siempre corrió desde atrás en la competencia con Frank Fabra cuando el colombiano estuvo sano.
Emmanuel Mas lleva dos años y medio en Boca, pero nunca se consolidó; el sanjuanino siempre corrió desde atrás en la competencia con Frank Fabra cuando el colombiano estuvo sano. Fuente: Reuters
Franco Tossi
(0)
24 de julio de 2020  • 20:29

El anhelo por obtener la Copa Libertadores después de varios años hizo que entre otras cosas, apenas iniciado 2018, Boca incorporara a su defensa a un lateral izquierdo que tenía todavía fresco el recuerdo de la medalla de campeón de Sudamérica. Fue en busca de Emmanuel Mas, que arribó tres años después de alzar el trofeo subcontinental en San Lorenzo y de jugar frente a Real Madrid en el Mundial de Clubes. Lejos de lo esperado, desde su llegada hasta antes de la pandemia de coronavirus, el sanjuanino jamás cumplió las expectativas. Ni siquiera lo ayudó que Julio Buffarini, el lateral derecho de aquella defensa campeona en Boedo, también se incorporara por aquellos días; a los dos les costó la adaptación, pero el cordobés explotó este año y desde hace mucho tiene más aceptación.

Contrariamente, Mas nunca logró forjar mediante su rendimiento la decisión de que fuera titular indiscutido por parte de alguno de los entrenadores que lo dirigieron en estos dos años en la Ribera. Durante el primer semestre de su estadía, Guillermo Barros Schelotto prefirió dar un mayor protagonismo a Frank Fabra. La grave lesión del colombiano previa al Mundial de Rusia le dejó servido el puesto a Mas, que ni siquiera con esa ventaja consiguió asentarse: el club incorporó al uruguayo Lucas Olaza, que se impuso en la consideración para ser parte del equipo que afrontó la etapa más importante por la Libertadores en 2018, desde los cuartos de final hasta la final perdida contra River. Una muestra clara de lo que fue el rendimiento del sanjuanino y de la desconfianza que hubo permanentemente en él.

En 2014, Mas (con barba, a la izquierda) saboreó la Copa Libertadores en San Lorenzo; en 2018 lo incorporó Boca, pero el sanjuanino todavía debe responder a la confianza que recibió.
En 2014, Mas (con barba, a la izquierda) saboreó la Copa Libertadores en San Lorenzo; en 2018 lo incorporó Boca, pero el sanjuanino todavía debe responder a la confianza que recibió. Fuente: EFE

Recién el año pasado, de la mano de Gustavo Alfaro, Mas encontró regularidad: Olaza ya había partido a Celta, de Vigo, y Fabra continuaba con la extensa recuperación tras la ruptura de ligamentos cruzados, que le quitaba forma física. Entonces, el número 3 afrontó 33 de los 50 compromisos que tuvo ese ciclo, y en ese lapso anotó tres de los cuatro tantos que suma con la camiseta azul y oro. Introducido en una defensa más sólida gracias al estilo conservador, Mas dejó quizás una mejor impresión. No por méritos propios, sino por la idea, que lo protegió un poco. No obstante, es difícil encontrar en su currículum auriazul una actuación personal destacada.

Hoy corre desde atrás. No sólo para el director técnico Miguel Ángel Russo sino también para el Consejo de Fútbol, liderado por Román Riquelme: en una idea en común, el objetivo era recuperar el nivel de Fabra para obtener mayor agresividad. La búsqueda dio sus réditos: el lateral colombiano fue una de las figuras del campeón de la Superliga. Y si bien el sanjuanino sabe aportar en ataque, el cuerpo técnico prefirió inclinarse por la técnica y la profundidad del defensor antioqueño.

Se verá si este tiempo en cuarentena, sin las presiones del mundo Boca en el día por día, cambió algo en él como para cuando se reanuden los entrenamientos y la competición. De hecho, Mas aprovechó la pausa para relajarse: "Lo que más hice fue andar a caballo; es una de las cosas que más me gusta hacer. También estuve jugando al squash y aproveché el tiempo para leer. Mucho campo", contó a hinchas de Boca en la entrevista que sostuvo con ellos en el canal que tiene el club en YouTube, algo que todos los viernes sucede con un futbolista del plantel.

En la noche de la celebración por la obtención de la Superliga fue uno de los futbolistas que interrumpieron la conferencia de prensa de Russo para empaparlo con baldazos de agua. Tras aquella alegría, cuatro meses y medio más tarde sabe que tendrá que luchar mucho para ganarse el puesto después de mirar desde afuera el sprint final del torneo (por momentos incluso no se concentró como parte del grupo), y se mentaliza como si fuera titular.

El resto va a tener más rodaje, pero es entonces cuando tenemos que hacer sentir lo que significa nuestra camiseta y lo que es Boca en la Copa. Lo más importante es lo que tengamos en la cabeza
Emmanuel Mas

"Estamos muy mentalizados en lo que queremos. Sabemos lo que significa la Copa Libertadores", expresó el defensor de 31 años, que abordó el problema que se da entre el calendario que fijó Conmebol para retomar la competencia continental (Boca debe visitar a Libertad en Paraguay el 17 de septiembre) y el impedimento gubernamental de volver a entrenarse para los equipos argentinos: "El resto va a tener más rodaje, pero es entonces cuando nosotros tenemos que sacar a relucir nuestro prestigio y hacer sentir lo que significa nuestra camiseta y lo que es Boca en la Copa Libertadores. Lo más importante es lo que tengamos en la cabeza", comentó frente a la cámara.

"Un jugador que me inspiró muchísimo cuando era chico fue Roberto Carlos; eran increíbles cómo jugaba y la pegada que tenía. Después, Carlitos [Tevez]. Ver su historia, de dónde salió y cómo creció. Fue muy loco terminar siendo su compañero", apuntó Mas, que dio su opinión sobre quiénes son los futbolistas más dotados en su puesto: "El mejor es Alaba [de Bayern]; me gusta mucho. También el lateral de Liverpool [Andrew Robertson], y Marcelo. Pero siempre digo que este último no es lateral: es enganche, je".

"Tenemos que hacer sentir lo que significa nuestra camiseta y lo que es Boca en la Copa Libertadores. Lo más importante es lo que tengamos en la cabeza", aseveró el defensor en la charla del viernes con hinchas de Boca por YouTube.
"Tenemos que hacer sentir lo que significa nuestra camiseta y lo que es Boca en la Copa Libertadores. Lo más importante es lo que tengamos en la cabeza", aseveró el defensor en la charla del viernes con hinchas de Boca por YouTube. Crédito: Boca Juniors

Emmanuel Mas todavía no estuvo a la altura de lo que Boca fue a buscar en su momento. La deuda es grande y el ex campeón de Sudamérica puede saldarla con lo que todos quieren y lo que él supo conquistar en 2014.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.