Un caso llamativo. En Andorra, un equipo made in Argentina