Ezequiel Garay sufrió una conmoción cerebral por un pelotazo