Felipão: "Brasil juega en equipo"

El DT elogió a sus figuras, dijo que los dos finalistas tienen las mismas posibilidades, confesó que le teme al juego aéreo germano y deslizó que no se olvida de las criticas
(0)
27 de junio de 2002  • 11:15

YOKOHAMA, Japón (De un enviado especial).– Luiz Felipe Scolari derrocha más que satisfacción. Sabe que sus detractores ya no podrán discutirle pragmatismos ni nombres. Aun sin Romario y con poco brillo, su Brasil llegó a la final. Y con eso le alcanza para sentirse intocable.

A tres días de la definición que podría darles a los sudamericanos su quinta Copa del Mundo, el entrenador del seleccionado verdeamarillo habló de su futuro, de Alemania, de los cracks que tiene en su plantel, del árbitro italiano Pierluigi Collina y de muchas cosas más. Esto dijo...

...de Alemania: “Es un seleccionado de los tradicionales. Es frío y calculador, pero igual se ganó el respeto de la gente. Los alemanes saben lo que significa venir de una situación difícil, porque entraron en el Mundial después del repechaje. Supongo que eso hizo fuerte al grupo”.

...de las precauciones: “Nos vamos a tener que cuidar mucho de las pelotas aéreas porque los alemanes son muy complicados ahí”.

...de las posibilidades en la final: “Hay un 50 por ciento para cada uno, algo tan lógico como que el partido empieza 0 a 0”.

...de los cracks: “Estoy muy contento con el juego de equipo de Brasil. Hay jugadores (por Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho) que entendieron que el juego colectivo les permite explotar mejor sus cualidades”.

...de una posible derrota: “Si Brasil no sale campeón, para los jugadores no será la muerte. Ellos sienten que ya son campeones igual, porque atravesaron situaciones muy duras y supieron salir adelante”.

...de Collina: “¿Ya se sabe que es el árbitro de la final? ¿Si? Ah, bueno, me parece perfecto. Es maravilloso, espectacular. Es el que tiene las mejores condiciones. Los atletas lo admiran, incluso. No es bueno, es muy bueno. La Confederación Brasileña está satisfecha, se los aseguro. Dicen que porque hizo una publicidad para Adidas va a beneficiar a Alemania, que también usa Adidas, y va a perjudicar a Brasil, que se viste con Nike, pero no... nada de eso. Yo publicito a Guaraná y eso no quiere decir nada. A lo sumo, los dos ganamos dinero”.

...del Mundial: “No estoy de acuerdo con eso de que una final con dos grandes salva al Mundial, porque no considero que haya sido un Mundial pobre. Eso lo dicen porque los grandes no están en los tramos finales. Pero si no están acá es porque no tuvieron la capacidad para clasificarse. Francia y la Argentina no tuvieron cualidades para llegar hasta acá. Los que llegamos somos mejores. Y los que no llegaron a la final o a las semifinales será que no trabajaron bien”.

...de su futuro: “Lo único concreto es que el domingo termina mi contrato con Brasil. Después, no sé. Sólo quiero descansar y no hablar ni una palabra de fútbol durante los siete días posteriores a la final. A mí me encantaría volver a estar en una Copa, porque un Mundial marca la vida de un profesional”.

...del fútbol italiano: “Me gustaría dirigir allá. Sería como un desafío para probar mi capacidad”.

...de las críticas: “Le agradezco a Franz Beckenbauer porque apostó por Brasil. No hizo como muchos brasileños que sólo creían en Francia, en Italia o en la Argentina”.

Fiesta a la brasileña

YOKOHAMA, Japón (De un enviado especial).– Cada día que pasa se refuerza más la idea de que el seleccionado brasileño disfruta a pleno de esta Copa. Y que lo hace sin dramatismos. Tras la victoria sobre Turquía, por las semifinales, todo el equipo vibró con música brasileña en el Hotel Rafre Saitama.

Con Roberto Carlos como líder de las bromas, el plantel tuvo baile y karaoke hasta que el cuerpo técnico decidió que era hora de partir para esta ciudad. Así, luego de un buen rato en el que gobernó la diversión, los canarinhos se cambiaron y se subieron al ómnibus para seguir con un ritual que repite a modo de cábala: después de una victoria, todos viajan a la ciudad donde jugarán el partido siguiente.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?