Final abrupto: Ardiles dejó de ser el técnico de Racing

Abatido tras la eliminación del equipo en la Copa Libertadores, el DT decidió alejarse; Emilio Commisso lo reemplazará, al menos, por lo que queda del Clausura; ya se menciona como futuros sustitutos a Basile, Merlo y Pekerman, entre otros
(0)
16 de mayo de 2003  

El cielo triste en Escobar se adecuaba al ánimo partido del corazón celeste y blanco. La llovizna acompañaba una decisión que estaba al caer: tras meditar, dolorosamente, la decisión con su familia -por vía telefónica con Inglaterra- y con el gerenciador Fernando Marín, Osvaldo Ardiles dejó de ser el entrenador de Racing (su vínculo vencía el 30 del mes próximo) por estar atado a los fríos resultados, que en poco tiempo dejaron a la Academia sin nada por qué luchar.

Cerca de las 9, y durante unos veinte minutos, el Pitón Ardiles se reunió con el plantel en la sala donde habitualmente observaba videos de los rivales. Luego de su explicación y despedida con cada futbolista, el técnico cordobés caminó hasta el quincho de la quinta Mis Marías, donde continuó charlando con Marín y con Julio Ricardo Villa, su ayudante.

Sereno, Ardiles comenzó sin guardarse nada, aspecto que lo distinguió en sus más de nueve meses en el cargo: "Es una de las decisiones más difíciles que tomé en mi vida; me sentía extraordinariamente bien en Racing. Me caben las generalidades de la ley como técnico: vivo y muero por los resultados. Las metas que nos habíamos propuesto para este año no se cumplieron y me hago total responsable de lo que pasó. Entonces, sé que es hora de dar un paso al costado. La caída ante América (por la Copa Libertadores) fue uno de los golpes más fuertes de mi carrera. Y si no hubiese sido por el peladito (el juez de línea Carlos Torres, que invalidó un penal atajado por Campagnuolo) seguiría siendo el técnico de Racing".

Apenas consumada la eliminación, el DT había dicho que aguardaría la opinión del hincha, pero su angustia fue determinante. "La gente quedó muy dolida después del partido y reaccionará según los resultados; quizá cuando se serene y ponga en la balanza lo que hicimos nos juzgará de otra manera. Si seguía, habría quedado muy herido como técnico, sin casi nada de oxígeno."

Consultado sobre cómo le gustaría que se lo recuerde, el DT pensó, entrecruzó los dedos y dijo: "Como alguien que intentó que Racing juegue siempre lindo, aunque no se le dieron los resultados".

Como cuando una pelota recibe un pinchazo, el juego explosivo que supo exhibir el equipo se fue desinflando de a poco. "El desgaste en los jugadores fue muy grande -reconoció el DT, de 50 años-. Sufrimos una saturación de partidos y fue muy difícil mantener la concentración. Con tanto cansancio, los reflejos, las improvisaciones y las jugadas lindas empezaron a escasear. Al final del día pagamos el precio; pero volvería a hacerlo. Matábamos o moríamos."

El presidente de Blanquiceleste SA confirmó que, por lo menos durante los siete encuentros que restan del Clausura, Emilio Nicolás Commisso (era ayudante de campo, junto con Villa) será el entrenador, decisión que no le cayó del todo bien a Ardiles. "Asumí por intermedio de la empresa. Marín me pidió ser el técnico hasta junio, para poder manejar la situación. Trataré de hacer las cosas lo mejor posible", comentó Commisso.

Además, Javier Valdecantos y Carlos Silva continuarán siendo el preparador físico y el entrenador de arqueros, respectivamente. Serio, Marín se resignó: "Tengo que respetar la decisión de un hombre grande y serio, pero no la comparto. Siempre le di mi apoyo, pero no puedo insistir ante una determinación tomada", señaló.

El gerenciador afirmó que Commisso podría continuar más allá de mitad de año, pero las versiones sobre supuestos reemplazantes de Ardiles ya circulan. Algunos aseguran que integrantes de la empresa ya tentaron a Alfio Basile, pero que el Coco se tomaría un tiempo para responder. Pese a lo traumático de su alejamiento, resurgió el nombre de Reinaldo Merlo (también lo pretende San Lorenzo), y en la supuesta lista figuran José Pekerman, Angel Cappa -dirigió a Racing en 1998-, Ramón Díaz y Oscar Tabárez.

Señorial, como siempre, Ardiles compartió un café con los periodistas y hasta se dio lugar para alguna broma. Antes de despedirse (la semana próxima regresará a Londres) dejó una última frase: "Estoy muy orgulloso de lo que hicimos. Los nueve meses que pasé en Racing fueron un privilegio. Me voy a ir a Inglaterra a ver a mis chicos y después seré un desempleado más; escucharé propuestas, aunque no trabajaría en Independiente. Del hincha me llevo un recuerdo fenomenal y espero volver algún día".

Opiniones

Claudio Ubeda: "Para nosotros es muy doloroso que Osvaldo se haya ido. Más allá de su capacidad como técnico, fue un gran tipo con nosotros, un hombre de bien. Era abierto y sencillo; eso es lo más lindo que nos queda de él."

Gustavo Campagnuolo: "Estoy dolorido, tanto por el resultado del otro día como por la renuncia de Osvaldo. No me la esperaba, porque todavía quedaban siete fechas en el torneo."

Milovan Mirosevic: "El siempre se portó muy bien. Me ayudó bastante y me llevo una muy buena imagen de él. Al plantel lo sorprendió su decisión, pero hay que respetarla. Nos duele a todos, porque apoyábamos su gestión."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.