Gimnasia-Talleres, por la Copa Diego Maradona: un empate vibrante que sólo festejó Banfield

Liga Profesional Argentina Fase de grupos
  • 2
Gimnasia La Plata

Gimnasia La Plata

  • Leonardo Morales /
  • Bruno Palazzo
  • 2
Talleres de Córdoba

Talleres de Córdoba

  • Juan Méndez /
  • Joel Soñora
Máximo Randrup
(0)
29 de diciembre de 2020  • 00:30

Tenían que ganar y jugaron para hacerlo. Lo merecieron los dos. Gimnasia porque hizo un buen partido a pesar de las bajas y Talleres porque, de visitante, reaccionó cuando parecía derrota. El marcador, cambiante, quedó 2-2 y el único que festejó fue Banfield, que estiró la ventaja en lo más alto del Grupo B y quedó muy cerca de la final de la Copa Diego Maradona. El resultado, más allá de la tristeza que dejó en ambos equipos, resultó justo. Los dos atacaron mucho, los dos se mostraron vulnerables.

El primer tiempo fue intenso, parejo y con varias situaciones de gol. El Lobo complicó a la T a través de la pelota quieta, mientras que la visita atacó por intermedio de diferentes recursos ofensivos (balón detenido, remates de media distancia y pases profundos). Cada uno con su estilo, con sus armas, se las ingeniaron para inquietar a la defensa rival.

La primera de riesgo la generó Talleres, al principio del encuentro: remate de Tomás Pochettino desde afuera del área, a colocar, y buena respuesta del arquero Jorge Broun que hizo fácil lo difícil. Esa jugada, de peligro moderado, demostró que el conjunto cordobés tenía la convicción de buscar los tres puntos. Llegaba en alza y necesitaba el triunfo.

Gol de Méndez, lo festeja Talleres
Gol de Méndez, lo festeja Talleres Fuente: FotoBAIRES

Sin embargo, Gimnasia respondió enseguida. El paraguayo Víctor Ayala, una de las figuras de la cancha, ejecutó un tiro libre que combinó potencia y precisión; la bola, venenosa ella, estalló en el travesaño. El elenco visitante, lejos de sentir el impacto, conservó su decisión de ir por la victoria. La siguiente acción destaca estuvo en los pies de Mateo Retegui, pero el delantero dilapidó un mano a mano.

Tras un extenso corte de luz (el partido estuvo detenido más de veinte minutos), llegó la apertura: jugada preparada de tiro libre, remate de Juan Méndez, desvío y gol. Era el 1-0 para Talleres y así finalizó la primera etapa.

En el segundo tiempo hubo una pequeña merma en el juego, aunque aumentaron las emociones. El Lobo salió enchufado y lo empató enseguida. Tras una doble falla defensiva de la visita, Leonardo Morales sacó un tiro potente para el 1-1.

El resumen del partido

La T se derrumbó, Gimnasia lo aprovechó. Primero lo acorraló y luego lo lastimó. Cuando quedaban diez minutos, el Tripero se puso en ventaja con su carta favorita (la pelota parada): córner perfecto de Ayala y fuerte cabezazo del debutante Bruno Palazzo. De golpe, la historia estaba 2-1 para el Lobo.

Parecía triunfo de la buena dupla técnica que conforman Mariano Messera y Leandro Martini. Ganaba, quedaba poco tiempo y soñaba. Sobre todo soñaba. Pero Talleres tenía otros planes. ¿Cuáles? No bajar los brazos. No entregarse. Y la enjundia tuvo premio: sobre la hora apareció Joel Soñora, la metió en el ángulo desde media distancia y estampó el 2-2 definitivo.

Los dos lo buscaron. Los dos lo merecieron. No pudieron. No supieron. ¿Quién celebró? Banfield, que ahora es líder y atesora cuatro puntos de ventaja, con dos fechas por jugar.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.