Vélez, otro candidato que no pudo ganar: empató con Gimnasia por la Superliga

Argentina Superliga
  • 0
Gimnasia La Plata

Gimnasia La Plata

  • 0
Vélez Sarsfield

Vélez Sarsfield

Máximo Randrup
(0)
24 de enero de 2020  • 21:57

Diego Maradona puso el teléfono y Sebastián Méndez entregó el cuerpo. Así se armó este nuevo Gimnasia que luchará por esquivar el descenso. El director técnico hizo los llamados para seducir a los refuerzos (cinco de los siete fueron titulares) y el ayudante de campo se encargó de trabajar el equipo, ante las repetidas ausencias del entrenador. En el debut oficial de este año, fundamental como todos los partidos que jugará en esta Superliga, Gimnasia igualó 0-0 con Vélez en el Bosque.

En el primer tiempo no hubo sorpresas: Gimnasia, con presión alta y verticalidad; el Fortín, con posesión y paciencia. Agobiado por el conjunto de Maradona, a los dirigidos por Gabriel Heinze les costó progresar en el campo de juego. Vélez no estuvo cómodo en el capítulo inicial. Sin embargo, la visita logró fabricar tres situaciones nítidas para abrir el marcador: Gastón Giménez quedó solo y definió afuera; Jorge Broun tapó un buen disparo de Lucas Janson; Pablo Galdames le erró a la pelota cuando estaba muy cerca del arco.

En la segunda etapa todo cambió. El gran responsable de eso fue otro de los refuerzos del Lobo: Matías Pérez García. El mediocampista ofensivo de Gimnasia se adueñó del balón y, así, el conjunto local pudo plantarse varios metros más arriba.

El Fortín se desinfló por completo. Se tornó impreciso y no pudo realizar ese juego de tenencia que tanto pregona su DT. La merma de Vélez fue bien aprovechada por el Tripero, que en varios pasajes acorraló a su adversario. El equipo de Maradona no tardó en generar ocasiones para convertir. En tres jugadas coqueteó con el gol y se quedó con las ganas: dos tiros se desviaron cuando tenían destino de gol (uno de Agudelo y otro de Pérez García), mientras que un remate de Maximiliano Caire se fue por arriba del travesaño.

Así fue el saludo entre Heinze y Maradona

En el último cuarto de hora, el ritmo bajó y ambos arriesgaron un poco menos. El resultado de esa ecuación fue la inexistencia de acciones de peligro. Sólo un par de aproximaciones por lado, pero sin tanto riesgo como las anteriores.

Se repartieron los momentos y no supieron ser contundentes cuando impusieron condiciones. El empate, por eso, resultó justo y no presenta demasiadas objeciones. ¿Quién se fue satisfecho con la igualdad? Ninguno de los dos. Gimnasia necesitaba sumar de a tres para comenzar a despegarse del fondo de los promedios y Vélez precisaba de un triunfo para ensanchar su ilusión de luchar por el título. Los dos intentaron, cada uno con su estilo, aunque repitieron la misma falencia: escasez de peso en ofensiva.

"Antes jugábamos finales y las perdíamos. Por suerte mejoramos eso. Esta vez nos medimos contra un gran rival, porque Vélez es un equipazo, y lo hicimos muy bien", expresó Maradona, quien observó el encuentro en un nuevo sillón (una especie de trono con su firma). Diego, más allá de la bronca por el empate, se fue conforme con la producción de sus dirigidos.

Para aferrarse a la primera división, el Lobo deberá jugar más tiempo como lo hizo en el segundo tiempo. Vélez, en cambio, para soñar en grande necesitará de más pasajes como los que exhibió en el primer tiempo. Los dos, eso sí, tendrán que afinar la puntería.

Maradona se reencontró con los hinchas platenses y firmó su nuevo trono

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.