Higuaín y Juventus quieren sacudir sus karmas, con Dybala y una dura defensa

Las tres finales de Pipita no coronadas con la selección y las cuatro de la Vecchia Signora en este torneo son insoslayables
Javier Saúl
(0)
1 de junio de 2017  

Higuaín y Dybala, durante un entrenamiento en Turín
Higuaín y Dybala, durante un entrenamiento en Turín Fuente: AFP

CARDIFF, Gales.– “Lo compramos para mejorar nuestro potencial ofensivo, pero no debe ser evaluado solamente por sus goles. Está teniendo una temporada extraordinaria, debe estar tranquilo. Después, tal vez hace un gol y será declarado como el hombre de la Champions.” A Massimiliano Allegri le sobra confianza. Y tiene un porqué: el jugador al que protege le responde con goles y títulos. Gonzalo Higuaín , el último hombre que potenció la grieta entre las dos Italias –su pase de Napoli a Juventus llevó a ponerle el cartel de traidor en el Sur–, lleva 32 gritos en la temporada, con 24 en el Calcio, tres en Copa Italia y cinco en la Champions League .

Juventus , hexacampeón de la Serie A y tricampeón de la Copa, va por el triplete en Cardiff, para coronar la temporada perfecta. Y se basa en sus dos extremos: un ataque con sello argentino, con la potencia de Higuaín y la calidad de Paulo Dybala , y una defensa granítica que sólo recibió dos goles en la etapa de grupos de la Champions y un tanto –Mónaco, en semifinales– desde octavos hasta la final. Tienen su propia BBC. No serán Bale, Benzema y Cristiano, pero Barzagli, Bonucci y Chiellini tienen lo suyo.

“Marcará un gol en la final”, disparó Allegri el lunes. “Tiene que estar tranquilo y hacer su partido”, añadió. Sucede que las tres finales perdidas de forma consecutiva por la selección argentina trabajan sobre la cabeza de Higuaín. Y su entrenador lo sabe. Sus chances ante Alemania, en el Mundial 2014, y Chile, por duplicado, lo marcaron. “No acudí a ayuda profesional, pero claramente la pasé mal y lloré”, confesó el ex River y Real Madrid en octubre del año pasado. “Somos personas y sufrimos. Más lo sufren nuestras familias. Ver mal a mi mamá me mata. Vos decís “para qué”. No lo merece por todo lo que hizo y luchó por mí”, agregó.

Fuerte desde lo mental, se negó a pensar en abandonar la selección y aceptó cargar con la mochila de ser blanco de las burlas. “Si la gente es feliz insultándome, está bien”, dijo. Higuaín es el delantero del karma en el equipo del karma: la Vecchia Signora perdió las últimas cuatro finales de Champions que disputó (1997, 1998, 2003 y 2015) y el sábado enfrentará a Real Madrid, el más ganador.

Pero Pipita no camina solo por Turín. Dybala es el compañero que aceptó retroceder unos metros en la cancha para tomar envión en su carrera. A los 23 años es el hombre de moda y es tentado por otros grandes de Europa. Aunque la renovación de su vínculo hasta 2022 parece haber enfriado cualquier oferta.

Dybala creció a base de goles. Y de golpes. El fallecimiento de su padre, cuando él tenía 15 años, lo hizo escaparse de las inferiores de Instituto para recluirse en su pueblo, donde recibió el apoyo de familiares y amigos. Recuperado desde lo mental, volvió a la capital cordobesa y no detuvo jamás su crecimiento. Tras La Gloria, saltó a Palermo, de Italia. Y llegó a Juventus justo en la previa de la final de 2015, aunque fue presentado semanas después. Viajó a Berlín y vio por primera vez a sus compañeros. Sellada la derrota 3-1 ante Barcelona, volvió en el avión con ellos y ahí le dieron la bienvenida con un mensaje que busca una nueva oportunidad en 48 horas: “Recuerdo que Claudio Marchisio me decía que teníamos que volver a la final de la Champions. Siempre tuve presente esa frase”.

Cardiff espera por ellos. Juventus llegará mañana a la capital galesa, en un día donde se realizarán las sesiones de entrenamientos oficiales y las conferencias de prensa de ambos equipos. Mientras Real Madrid prefirió alojarse en el Mercure Cardiff Holland House Hotel & Spa, un hotel céntrico que tiene habitaciones por 80 euros la noche, los italianos prefirieron escaparse de la ciudad y concentrarse en The Vale Resort, un establecimiento de lujo ubicado en un terreno de 262 hectáreas en plena campiña galesa, a 20 kilómetros de la capital.

“Siamo consapevoli” repitieron Allegri, Bonucci y Chiellini en la atención a la prensa en Turín. “Somos conscientes”, dispararon. Después se sumó Dybala, aunque prefirió lanzar la frase en primera persona. A paso firme a nivel local y sin derrotas en la temporada europea, quieren sellar la triple corona ante este Real Madrid que llega con un Cristiano Ronaldo en estado de gracia. En el vestuario juventino hablan de “tranquilidad, serenidad, conciencia... y un poco de adrenalina”. Claudio Gentile, campeón mundial en 1982 y con seis scudettos, reveló parte de la fórmula del gigante italiano, en una entrevista con El País: “Hay una cosa que te repiten siempre: ‘El partido más importante es el que viene después; el que ya ganaste no vale para nada”.

6 subcampeonatos

Campeón en 1985 y 1996, Juventus arrastra desde entonces una especie de trauma por haber perdido sus últimas cuatro finales disputadas (1997, 1998, 2003 y 2015). Completa la media docena de caídas con las de 1973 y 1983.

Iguales en finales

Italia y España suman el mayor número de finalistas por país. España cuenta con 16 triunfos en 27 presencias, mientras Italia registra 12 victorias y 15 derrotas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.