Ignacio Scocco: cómo superó las lesiones para ser otra carta de Gallardo ante Boca

El clásico festejo de gol de Nacho Scocco
El clásico festejo de gol de Nacho Scocco Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
29 de septiembre de 2019  • 09:00

La espera terminó. Ignacio Scocco está de vuelta. Los días de misterio, dudas e incertidumbres quedaron atrás en el momento más oportuno. Después de eternos entrenamientos de forma diferenciada, partidos observados desde la tribuna y hasta un viaje a España para encontrarle respuestas a la maldita lesión muscular en el gemelo derecho que lo tuvo a maltraer desde noviembre del año pasado, el delantero de 34 años brilló en el Bosque platense y fue el gran artífice del triunfo de River por 2-0 sobre Gimnasia .

Su jerarquía dejó atónitos a los defensores del Lobo, que no pudieron frenarlo, desacomodarlo o quitarle protagonismo. Scocco aprovechó sus 75 minutos para asistir a Jorge Carrascal con una espectacular maniobra individual para el 1-0 y luego estampar el 2-0 en el complemento con un potente derechazo de volea tras un error del rival. Pero también para dejarle en claro al técnico Marcelo Gallardo que puede contar con él para la gran cita del martes frente a Boca en el primer superclásico de las semifinales de la Copa Libertadores.

Volvió el famoso "Dab" del festejo de un Scocco que parece estar completamente recuperado de aquella lesión que lo perturbó durante casi siete meses. Su calvario comenzó el 3 de noviembre de 2018 en la derrota 1-0 con Estudiantes cuando se produjo la primera lesión muscular en el gemelo derecho. A partir de ahí, Nacho empezó una historia de sucesivos pasos en falso. Se perdió las finales de la Copa Libertadores ante Boca y regresó en el Mundial de Clubes, pero en la pretemporada de enero volvió a tener una molestia en el gemelo, en febrero apareció una entesitis en el aductor derecho y en marzo regresó la lesión muscular.

Todo esto derivó en una decisión crucial: en mayo viajó a Barcelona para consultar al doctor Carles Pedret, un prestigioso médico español que se especializa en el tratamiento y seguimiento evolutivo de lesiones musculares y tendinosas. Además de iniciar un nuevo proceso de recuperación física, también visitó a Héctor Uso Vicent, nutricionista que trabaja en Villarreal. Con estudios fisiológicos, metabólicos y antropométricos, se detectó que el futbolista tenía un ph ácido con hormonas alteradas y eso alteraba su regeneración muscular.

Frente a esto, comenzó un cambio en su alimentación: eliminó todas las comidas que le producían problemas tanto en reposo como en actividad (pastas o alimentos con gluten y lactosa, entre otras) y le acomodaron las cantidades de hidratos de carbono, proteínas y grasas según su entrenamiento. La pretemporada de invierno entre junio y julio también fue esencial para recuperar potencia física a través de un continuo seguimiento del cuerpo médico de River, que no apresuró su regreso.

Ahora, sus números vuelven a crecer. Desde aquel 3 de noviembre hasta el final de la temporada pasada, solo había podido jugar 235 minutos en seis partidos con dos goles de penal (3-0 a Independiente y 4-2 a Newell's). Mientras tanto, en el actual semestre ya suma nueve juegos (dos como titular) y dos goles (6-1 a Racing y 2-0 a Gimnasia) para buscar su mejor versión, ya que la última vez que jugó los 90 minutos fue el 13 de agosto de 2018 en el empate 0-0 con Huracán.

Su nivel se disfruta con creces en Núñez. No solo porque los delanteros del plantel volvieron a convertir después de seis partidos de sequía , sino porque Scocco es una carta esencial que se había perdido. Recuperarla es tan fundamental como necesario. Y quizás no había mejor momento para regresar que éste.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.